Fuerte aumento en los créditos hipotecarios del plan inquilinos

Se incrementarán hasta un 130% desde marzo los concedidos a una tasa con componente variable
El fuerte incremento en las cuotas que desde hace meses sufren quienes tomaron créditos hipotecarios a tasa variable, y mantiene en vilo a unas 170.000 familias, también alcanzará desde marzo a quienes adquirieron viviendas financiadas con las promocionadas líneas del "plan inquilinos" a tasa combinada dado que comienza a caducar desde ese mes el plazo de vigencia de la tasa fija.

Ese plan oficial alumbró en septiembre de 2006 como respuesta al brusco incremento que, desde hacía dos años, estaban mostrando los alquileres ante una retracción de la oferta y por la actualización de los contratos que, durante la crisis, habían incluido cláusulas de congelamiento para evitar desalojos masivos.

Su ideólogo fue el, desde entonces, omnipresente Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tras obtener autorización del entonces presidente Néstor Kirchner para buscar soluciones a la problemática de los inquilinos que, mes a mes, ganaba más espacio en las páginas de los diarios.

La única limitación que puso el Presidente a su fiel funcionario fue que la iniciativa no tuviera costo para las arcas públicas, lo que desechó la posibilidad de un subsidio oficial a la tasa de interés que sirviera para achicar la brecha entre el valor de las viviendas (ajustados con el dólar) y los ingresos, como demandaban los bancos y los agentes inmobiliarios.

Moreno persuadió a los banqueros y logró que 13 bancos participaran el 14 de septiembre de un acto en la Casa de Gobierno para anunciar la iniciativa con bombos y platillos. Pero el único banco que se atrevió a ofrecer (y conceder) financiación a muy largo plazo y tasa fija fue el Nación (el Macro los promocionó pero no concretó ninguno, reconocen ahora).

Todas las demás entidades buscaron formas para acceder al "pedido" oficial y acercar el monto de las cuotas a los de los alquileres, aunque apelando a diversas fórmulas de ingeniería financiera: alargaron plazos y aplicaron el sistemas de amortización novedosos (como el americano, por el cual del deudor no repaga capital en los primeros años, sólo intereses y seguros) con tal de hacer las cuotas iniciales más amigables.

Pero aquellas fórmulas comienzan a develar ahora su lado oscuro y la amenaza de un brusco ajuste alcista pende sobre 6000 familias (un tercio del total que tomó las líneas de inquilinos) que tomaron créditos en los bancos en estas condiciones.

Las comunicaciones que comenzaron a recibir de parte de los bancos les informan sobre ajustes en las cuotas que, pese a que en las simulaciones realizadas al momento de firmarse los contratos rondarían el 30%, en realidad promedian el 130% por el brusco ajuste alcista que las tasas de interés locales registraron en la última parte del año.

Para muestra un botón

El caso de Héctor Zonis, taxista porteño de 50 años, es descriptivo de la situación que enfrentan numerosas familias.

Se trata de la historia de un "inquilino eterno", como se describe, que se entusiasmó con la idea de pasar a ser dueño de una vivienda por la difusión que tuvo el plan inquilinos. "La idea de poder invertir en el pago de una cuota lo que mes a mes pagaba por el alquiler terminó por definirme", recuerda Héctor.

Tanto se entusiasmó que ni siquiera le importaron mucho las pequeñas trampas de la campaña oficial que planteaba abiertamente la posibilidad de pasar a ser dueño de la misma unidad que se alquilaba, posibilidad que devino rápidamente en quimera por la brecha entre el valor de los inmuebles y los ingresos.

Así fue que no se molestó por tener que dejar la casa que alquilaba en Caseros, en la provincia de Buenos Aires, para pasar a buscar algo que se acomodara más a sus ingresos y al monto total del crédito para el que calificaba: $ 70.000 a devolver en 250 cuotas mensuales que arrancaban en los $ 660 y se mantendrían así por dos años.

Finalmente, halló su nuevo hogar en Ciudadela: un PH de tres ambientes a 6 cuadras del Barrio Ejército de los Andes, popularmente más conocido como "Fuerte Apache", en el que invirtió en los últimos dos años otros $ 15.000 en mejoras para un mejor estar de su mujer y de su hijo afectado por síndrome de Down.

Ahora que el tiempo de la tasa fija caduca la cuota le sube a $ 1533,39. "Me lo notificaron el otro día. Fui a la sucursal del BBVA-Francés pensando que había un error. Al momento de firmar me habían dicho que, cuando comenzara a regir la tasa variable, pasaría a pagar 850 pesos. Pero esto es el doble", cuenta.

"No me fui a vivir a Recoleta y esta cuota no tiene relación con el alquiler, como se había prometido y publicitado", se queja. " ¿ Cómo hago para seguir pagando y manteniendo a mi familia?", se pregunta Héctor. Es la misma pregunta que se hacen los 6000 deudores que creyeron en la iniciativa oficial y hoy se atormentan con la idea de tener que volver a alquilar si nadie atiende sus problemas.

Comentá la nota