Ya fueron trasladadas 336 familias de la Villa de Paso

Con las mudanzas efectuadas a fines de 2009 ya se concretó el traslado de dos tercios de las familias que ocupaban la Villa de Paso. Poco a poco las 6 manzanas del asentamiento van cobrando una nueva fisonomía.
Al concluir el año, 336 de las 500 familias que originalmente estaban radicadas en la Villa de Paso ya fueron trasladadas a nuevas viviendas construidas a través del Plan Dignidad, ubicadas en los barrios Don Emilio, Las Heras y El Martillo. De este modo, resta concretar la mudanza de 164 grupos familiares para que el programa llegue a su fin. El resultado del plan de erradicación de uno de los asentamientos más antiguos de la ciudad ya se percibe de manera evidente en las 6 manzanas del barrio San Carlos, algunas de las cuales ya fueron despejadas por completo.

Fuentes del municipio indicaron que aún no está definido cuál será el destino definitivo de los lotes y aclararon que para que ello suceda resta resolver la situación dominial de muchos de ellos.

La gran mayoría, seguramente, quedarán convertidos en terrenos fiscales que serían subastados públicamente. Otros, en cambio, terminarían en poder de sus verdaderos y originales dueños, como ya sucedió en algunos casos.

Luego de que se efectuaran algunos traslados de familias en el mes de diciembre, se espera que durante el verano las tareas de relocalización ingresen en un impasse por la dinámica de vida del asentamiento, al donde llegan muchos familiares y allegados de sus ocupantes. Por lo tanto se espera que la mudanza sea reanudada luego de la temporada.

Una de las últimas novedades registradas al respecto, fue la escrituración por parte del municipio de un predio ubicado en el barrio Belisario Roldán, donde está previsto iniciar el año próximo la construcción de las últimas 90 viviendas. Las acciones para la erradicación de la Villa de Paso dieron comienzo en septiembre de 1998, cuando se llevó a cabo el primer censo de población.

En ese momento se estableció la residencia de 450 familias y de unas 2.000 personas provenientes de distintas provincias del interior, fundamentalmente de Santiago del Estero, que alcanzaba al 41% de los habitantes. Según el trabajo de diagnóstico realizado por el municipio, se estableció que el promedio de edad de la población era de 39 años y que en general, se dedicaba a tareas "inestables" como el servicio doméstico, la gastronomía, la construcción.

Las primeras radicaciones en la Villa de Paso tuvieron lugar en los años '60 por parte de personas que fueron trayendo a sus familiares del interior, configurando grupos de casillas que albergaban distintas familias emparentadas. La expansión en una superficie de 6 manzanas produjo una tensión con los habitantes del Barrio San Carlos. Si bien las primeras construcciones fueron hechas de material con el tiempo se realizaron edificaciones cada vez más precarias lo que agravó el hacinamiento y las condiciones sanitarias.

El proyecto de erradicación del asentamiento se elaboró a través del Plan Dignidad con el financiamiento del Instituto de la Vivienda, para construir nuevas casas en cuatro localizaciones. El barrio Don Emilio fue una de ellas, donde ya fueron ocupadas las 75 viviendas previstas. En Las Heras se proyectó la construcción de 192 viviendas, de las cuales ya fueron adjudicadas 174 y falta asignar 18. En el Martillo es donde actualmente se desarrolla la mayor parte de las obras, consistentes en la construcción de 143 casas. De ellas ya fueron ocupadas 87 y falta asignar otras 56. La última localización es el barrio Belisario Roldán, donde se prevé levantar 90 viviendas, cuyas obras darían comienzo en los próximos meses.

Comentá la nota