Fueron al Pro por lana y volvieron trasquilados

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

La cosa, saliendo de nuestros aspirantes a próceres, las ínfulas son un prerrequisito, comenzó con solemnidad y por eso decían que se trataba de "un acuerdo para el futuro de Mar del Plata y de los marplatenses".

Por más solemnidad que le pusieran, todo el que por estas costas algo entiende sabía que la cuestión era la logística -la lana, loco- para salir de campaña. Toda la epopeya se reducía según las sabias y desconfiadas mesas cafeteriles, a un recitado que recordaba a los desaparecidos vendedores ambulantes de los colectivos. Porque de prepo plantarse ante Sergio Massa o los delfines de Mauricio Macri y decir "yo gano en Mar del Plata y votamos el tramo de su boleta nacional si llegamos a un acuerdo porque la campaña es cara", requiere sangre fría y cierta experiencia. Claro que Vilma Baragiola y Carlos Arroyo la tienen lunga como que, por ejemplo, los dos se han negado una y otra vez a la policía local y a otras medidas para combatir la inseguridad y siguen desde sus orondas y bien rentadas bancas del Concejo declamando que no duermen pensando en la golpeada seguridad de los marplatenses. Pero, esta vez, no les fue fácil, porque ciertos capos políticos son más hábiles para sacar que para poner en la mesa política. Así fue que desfilaron y hasta se cruzaban en sus respectivas giras de oferta, mientras sus respectivas cotizaciones caían a ojos vistas. En la última etapa la carrera era, simplemente, por una foto con cualquiera de los influyentes cercanos al líder del futuro. Lo más grotesco fue el logro que en Vicente López consiguió el presunto influyente manager Emiliano Giri: una "selfie" donde él y su pupilo Arroyo se mostraban ansiosos y apretujados frente a un personaje que casi se puede jurar era Mauricio Macri, presidiendo la inauguración del Metrobús. Sería imposible una simple reseña de todos los desaguisados y actos reñidos con la mínima ejemplaridad ciudadana y política a cargo de dos figuras que se ofertan como lo nuevo y la salvación de una ciudad, según ellos mal gobernada y a la deriva. A lo largo de este peregrinar poco edificante que pisoteó conceptos de respeto a la propia ejemplaridad de un partido centenario y de otro que se dice "la nueva política", ni la historia ni los principios doctrinarios ni los símbolos ni siquiera los colores propios se cuidaron. Para enseñanza inmediata quedó el magro saldo de una pelea burlada donde las ambiciones personales tampoco ganaron y la certeza de que la esquila no dará suficiente lana para todos los demandantes.

Con la frente marchita

El regreso al escenario local fue sin gloria y con heridas difíciles de suturar, tal vez no tanto para Carlos Arroyo que si bien se salió con la suya logrando ubicar a su hijo Guillermo como primer concejal y al actual Saralegui como segundo, prácticamente quedó libre de compromisos respecto a los votos para el PRO. La ubicación de su representante, Giri, en el séptimo puesto en la lista de diputados provinciales es casi testimonial. Quien ronca bien en ese tramo es el sindicalista Momo Venegas que ubicó a dos de sus hombres en los primeros puestos, entre ellos al hijo del secretario nacional de UTA y ex general en la filial marplatense, Daniel Domínguez. A falta de lana, puede ser que Arroyo consiga suficiente combustible de parte del Momo y del colectivero para moverse en la campaña.

En cambio fue muy patético lo sucedido con Vilma Baragiola y así lo entendió ella que no ahorró berrinches en el tramo final de las negociaciones, en cuyo final dicen que llegó a un intento desesperado por entenderse con Sergio Massa. Pero claro convencida de que su destino es la intendencia, no se pudo avanzar y resultó, sin atenuantes, la perdedora en esta puja que un furioso radical calificó como "la pelea por los módulos". Ni la asistencia de su fiel "Tony" Constantino que la asistió en Buenos Aires, la salvó del innegable verdugueo al que la sometió el PRO. La caída de uno de sus favoritos, Nicolás Maiorano de la lista de diputados -iba en segundo término- es irreparable. Para colmo, Ernesto Sanz devolviendo gentilezas, colocó como primero en la lista a su referente Maximiliano Abad. La réplica fue bajar del segundo lugar en la lista de ediles a Juan Aicega, referente de Macri. Cuando se ve tanto enjuague más de uno recuerda cómo fue el desempeño de varios de estos protagonistas en el bloque radical del Concejo Deliberante. ¿Valió la pena a la luz de este final olvidarse tanto tiempo de la historia radical?.

Pulti con la suya

Hace tiempo en una comida en El Tejado de Estación Camet, el intendente Gustavo Pulti, ante fieles allegados y numeroso peronistas-kirchneristas que lo acompañaron, habló de su idea de conformar frente de todos los sectores posibles para encarar las próximas elecciones. Muchos se quedaron con ganas de conocer las próximas jugadas, porque el tema no se barajó conforme la expectativa inicial. Hace poco lo exteriorizó públicamente y se comenzó a menearlo y de pronto estalló con todas sus posibilidades, aún la menos previsible, la del Frente Marplatense, conteniendo, inclusive al FPV. La unidad en una sola lista, estalló de pronto, hasta molestar a uno de los tres referentes, Daniel Rodríguez quien manifestó su disconformidad que no llegó a mayores. La tercera, Adela Segarra, hace tiempo que no demuestra mayor interés en el quehacer político del distrito que la premió varias veces. Tal vez ya palpitaba que en el nuevo ejercicio no cobraba más concluyendo su diputación nacional. La lista de concejales presentada es representativa de casi todos sectores que lo apoyan y que han crecido y vienen aumentando notablemente en los últimos tiempos. Seguramente, será por tercera vez, protagonista principal en la disputa a la jefatura comunal. Por ahora las mediciones de la opinión pública siguen mostrando a Pulti a la cabeza de los favoritos y conociéndose su capacidad de trabajo no pudo sorprender que apenas regresado de la azarosa noche del cierre de listas, haya presidido una reunión con sus colaboradores y candidatos para hablar de la agenda inmediata.

Sorpresa en el massismo

No fue el sueño de una noche de verano, pero sí el de una temporada de verano el que vivió -¿o padeció?- Javier Faroni. Pero el amigo que lo sometió al sacrificio lo rescató a tiempo y entre gallos y medianoche lo hizo candidato a primer diputado provincial. La situación le abrió el camino a Lucas Fiorini, concejal al que restan dos años de mandato. Alfredo Carrancio, Marcelo Viejo y Stella Maris Leguizamón serán los tres primeros candidatos al Concejo. Se asegura que todo fue en perfecta armonía, pero no deja de sorprender que no aparezca Mercedes Morro, la secretaria general del gremio gastronómico que venía proponiéndose para una concejalía. Aunque hasta anoche no se sabía si había sido aprobada por la junta electoral, otra lista encabezada por Alvaro Franproyen con Francisco Arcuri y el periodista José Luis López se inscribió en las filas de Sergio Massa.

Atención con estos dos

Dos de las figuras más promisorias de estas costas han sido distinguidas por sus respectivas formaciones políticas con el primer puesto en el listado de candidatos a diputados provinciales. Rodolfo "Manino" Iriart, figura principal del sciolismo en la 5a, Sección Electoral y Maximiliano Abad, referente del presidente del radicalismo nacional. Mucho esperaba Scioli de Iriart y éste le respondió ampliamente ganándose con militancia y hombría de bien la candidatura a un lugar que ya conoce y desde el cual venía haciendo mucho por Mar del Plata hasta que fue requerido para una ardua y riesgosa gestión al frente de la Secretaría de Seguridad Municipal.

Abad concejal que se distingue por su capacidad intelectual y por su lejanía respecto de todos los engorros que han protagonizado miembros de su bloque en los últimos tiempos, figura destacada en la política universitaria, llegó a presidir la Federación Universitaria Argentina y la juventud radical. Sanz confía en él y le viene confiando misiones partidarias muy importantes.

Fruta surtida

Turquito caliente. La aparición de la agrupación que preside Fernando Ali, titular del PAMI, parecía que era una formación destinada a participar de las PASO, pero sin sacar los pies del plato. Pero una declaración de su ex ladera Jorgelina Porta, hablando del despropósito de crear un opción vecinalista, estando en juego un proyecto nacional y popular, reveló que había habido una grave diferencia. La creación MAR -Mirada Ampliada Regional- era una alternativa para enfrentar la lista de la unidad del kirchnerismo en el Frente Marplatense. Ali, entre otras cosas dice que se trata, simplemente, de un acuerdo entre Pulti y Cheppi que deja afuera a muchos y que, además deja al Frente para la Victoria sin boleta.

Tato "re-caliente". Sintiéndose y con razón tratado sin respeto y con mentiras por Vilma Baragiola no sólo denunció esa actitud en conferencia de prensa sino que extendió la crítica al desempeño del bloque radical donde abundaron los papelones en los últimos tiempos. Además manifestó que las negociaciones de Vilma para lograr puestos en las listas para sus amigos era "operación por los módulos para los amigos", lejos de objetivos políticos partidarios. Tato afirma que no deja el escenario político y que trabajará por la candidatura presidencial de Ernesto Sanz y, seguramente, también por la de Maxi Abad.

Diputada nacional. Aunque a seguro lo llevaron preso, todo indica que la joven dirigente, actual diputada provincial del FPV, Fernanda Raverta nos representará en el Congreso Nacional. Figura como postulante 8a. a una banca. Activísima en la Legislatura bonaerense cabe esperar de su laboriosidad y de su sensibilidad de que a partir de ella algunos de los problemas claves de Mar del Plata tengan en ella una gestora de relevancia.

Coment� la nota