Fueron como en una cajita feliz.

HURACAN: Ante las urgencias, Huracán vendió porcentajes de cinco jugadores: Goltz y De Federico, encabezan.
La situación así lo requirió. El pedido de quiebra que realizaron varios jugadores, donde al que más se le debía era Martín Ríos, tenía amenazado a los números del Globo. Con pelusas en los bolsillos, y una caja chica vacía, los dirigentes de Huracán recurrieron a un plan de salvación nada feliz para el club: vender porcentajes de jugadores solamente por necesidades económicas.

El pack quemero, que al grupo empresario le costó 500.000 dólares, lo encabeza nada más y nada menos que el capitán del equipo Paolo Goltz, de cuyo pase se vendió el 25%, y lo sigue una promesa de Parque Patricios ya afianzada en Primera, como el punta Matías De Federico (20 años), de quien dieron el 10%. A su vez, el combo se agrandó con las ventas de tres pibes de 18 años. Los defensores Kevin Cura (10%), Ezequiel Llesona (20%) y el delantero Julio Aguilar (20%), quien pertenecía a la Quinta división pero hoy se entrena con el plantel profesional.

Por otro lado, los dirigentes de Huracán no han dado a conocer por cuánto dinero fueron vendidos cada uno de los jugadores, ni quién es la cabeza visible o responsable del grupo inversionista que, como le contaron a Olé, "recién se está introduciendo en el mundo futbolístico" y el cual se adjudicó parte del patrimonio de la institución. Es decir que las anteriores ventas de porcentajes no fueron a este mismo grupo. En el caso de Kevin Cura y de Matías De Federico, ya se habían vendido el 30% del pase de cada uno, con lo cual al club ahora le queda el 60% de ambos jugadores.

Del defensor Paolo Goltz, que a fin del año pasado lo habían sondeado desde el exterior pero por quien nunca llegó una oferta concreta, al Globo le quedó el 50% y es uno de los que tiene todas las fichas para irse en junio.

El otro futbolista con posibilidad de emigrar era Hugo Barrientos, pero finalmente quedó libre y ya no es patrimonio del club.

Comentá la nota