Fueron a allanar el Registro y se llevaron a un jefe detenido

La megacausa continúa avanzando. Ayer por la mañana detuvieron al jefe de la sección Notariales, lo que causó estupor en la dependencia. También arrestaron a otros dos ex empleados.
La noticia cayó como una bomba dentro de los empleados del Registro de la Propiedad, quienes no podían creer que se estuvieran llevando a Andrés Pérez, ese compañero de tres décadas de trabajo, querido y respetado por todos.

Pero la decisión del fiscal era categórica: Pérez, de 54 años, fue detenido durante un allanamiento e imputado por los delitos de partícipe necesario de falsedad ideológica y adulteración de instrumento, según lo confirmó su defensor aún no oficializado, Luis León.

El hombre detenido se desempeñaba como jefe de la Sección Notariales, es decir que era suya la responsabilidad de certificar los asientos de dominio bajo los que se inscriben las propiedades.

Según fuentes de la oficina del fiscal Alejandro Moyano, que dispuso la detención, a Pérez se lo acusa por su responsabilidad en una maniobra fraudulenta que involucró a 298 lotes en la zona de Parque La Vega, al oeste de la ciudad en cercanías de El Tropezón.

El accionar delictivo consistió en falsificar dominios para que la propiedad de esos lotes volviera a figurar a nombre de sus dueños anteriores. En esta tarea habría pruebas que involucran a Pérez y también a quien actuó como su oficial informante, Adriana Ponce, también imputada pero no detenida.

Luego, según el ministerio público, se habrían falsificado sesiones por medio de las cuales, el dueño anterior, Pablo Nores, había transmitido el dominio a un testaferro de apellido Maurici. Tanto Nores como su padre, del mismo nombre, junto Maurici, permanecen imputados en la misma causa y estuvieron detenidos.

"Se considera que han actuado en connivencia, y de ninguna manera estamos hablando de una negligencia en sus funciones", aclaró el otro de los fiscales intervinientes, Enrique Gavier. En ese sentido, afirmó que "hay elementos que indican lo contrario, pero no se pueden difundir porque hacen a la acusación".

En Jesús María. Casi en simultáneo, el departamento de Delitos Económicos de la Policía, actuando bajo órdenes del propio Gavier, concretaba las detenciones de Marcos Luis Gómez y Julio Pacheco, en sus domicilios de barrios San Ignacio y Marqués de Sobremonte, respectivamente. Ambos eran ex empleados del Registro. El primero quedó imputado por falsificación de instrumento público; el segundo, por partícipe necesario del mismo delito.

En ambos casos se trata de otro caso fraudulento, en el que se investiga una estafa mediante la cual se apropiaron de un importante campo en la zona de Jesús María. "Arrancaron uno de los tomos y falsificaron el asiento de dominio en el cual acreditaban a una persona como propietaria del inmueble", afirmó Gavier, quien no reveló el nombre del fraudulento propietario, "porque está sujeto a la misma investigación".

En el caso de Gómez, se desempeñaba como jefe del archivo de tomos y se le atribuyen las maniobras de sustitución. Pacheco, por su parte, era jefe de la delegación del Registro en Jesús María, y su nombre figuró en la lista de los 30 empleados transferidos a otras dependencias cuando se resolvió al intervención del Registro, al estallar el escándalo en 2006.

Gavier se mostró conforme con el avance de la investigación. "Recién hemos llegado al jefe del sector notariales, pero esta es una labor de paciencia", deslizó el fiscal, dejando entrever que aún queda mucho hilo en el ovillo.

Encajarían en las causas ya juzgadas

Si las pruebas son tan sólidas como meritúan los fiscales Moyano y Gavier, que llevan esta megacausa, con la detenciones de Pérez, Gómez y Pacheco se había logrado subir en la línea de responsabilidades.

Por eso se lo escuchaba entusiasmado al fiscal Gavier. Luego de explicar que en la operatoria que involucra a estos tres detenidos, habría actuado también "el dueño de todas las falsificaciones", refiriéndose al ya múltiple condenado Daniel Cerdá, se permitió inferir que los hechos que se están investigando "encajan en el modo de actuar de algunas de las causas ya juzgadas". Con ello, no descartó la posibilidad de que "se les pueda atribuir responsabilidad en esas causas".

"Hasta ahora, los 29 acusados llevados a juicio han sido condenados –dijo Gavier–, señal de que las pruebas han sido contundentes", señaló.

Comentá la nota