Fuentes secas y obras postergadas por el dengue.

Entre otras medidas, se están desmantelando las fuentes de las plazas de la ciudad y varias obras están retrasadas debido a la epidemia. La palabra de la directora de Espacios Públicos de la Municipalidad, Celia Romaña.
Fuentes, charcos, malezas y desperdicios en distintas plazas de nuestra ciudad pueden ser espacios propicios para la proliferación del mosquito transmisor del dengue y otros tantos insectos, gérmenes y bacterias (que fueron llevados a la penumbra de la indiferencia pública, gracias al ascenso del Enemigo Sanitario Número Uno, el Aedes Aegypti).

La directora de Espacios Públicos de la Municipalidad de la Capital, arquitecta Celia Romaña, dialogó con Catamarcactual sobre los trabajos que se están realizando en plazas y espacios verdes en estos tiempos signados por el dengue.

Fuentes sin agua

Para desencanto de algún romántico desprevenido, todas las fuentes públicas fueron secadas y están siendo desmanteladas (las tuberías, sistemas de iluminación y otros componentes serán retirados y recolocados en invierno, temporada alta de turismo).

Además, -según Romaña- se están construyendo gabinetes cerrados con llave con tapas de hierro fundido en los grifos de las plazas, para evitar el uso indebido del agua y, sobre todo, pérdidas que ocasionen charcos e inundaciones potencialmente riesgosas.

Catamarcactual publicó un informe sobre los caños de la plaza de Villa Cubas que perdían constantemente y que generaban inconvenientes a los vecinos. Según Romaña, "ya deberían estar siendo cerrados con los gabinetes" (lo cual este diario verificará oportunamente). Las llaves de tales gabinetes la tendrán sólo los placeros.

Secar los charcos y limpiar los cacharros y la basura son también actividades fundamentales en la lucha contra el dengue.

El dengue también se chupa la mano de obra

Romaña señaló que está proyectada la construcción de dos plazas más en el término de dos meses. Sumado a ello, se realiza la obra del Parque Lineal del Arroyo Fariñango y el Paseo de los Cactus (una obra de parquización que aprovecha la flora autóctona, en el que se incluirá un bar y una sala de reuniones) en la zona del camino al Jumeal.

Sin embargo, "se redujo el ritmo de trabajo al mínimo", ya que la mayoría del personal está afectado a los trabajos de descacharización y limpieza demandados por la epidemia, reconoció la funcionaria.

Ello ocasionará, naturalmente, que la concreción de estas obras se demore indefinidamente.

Comentá la nota