Fuentes insiste con tercerizar el mantenimiento de las plazas

Fuentes insiste con tercerizar el mantenimiento de las plazas
Mandó un proyecto y los concejales no están convencidos. Costaría casi 1 millón de pesos al año.
Por segunda vez en un mes, el intendente de Santa Lucía, Aníbal Fuentes, envió al Concejo Deliberante un proyecto para tercerizar el mantenimiento de los espacios verdes y el manejo de la escuela de jardinería y el vivero municipal. La iniciativa pasó a archivo en diciembre, pero esta vez decidió insistir con un pronto despacho que obliga a los ediles a tratarlo en el término de 30 días, porque de lo contrario queda aprobado automáticamente. Después de la privatización del mantenimiento del Parque de Mayo en los '90 en la Capital, sería la primera vez que se privatiza el servicio en un municipio.

Los concejales dudan y hoy sesionarán para pedirle informes del tema al Ejecutivo (ver aparte).

El proyecto oficial ingresó nuevamente al Concejo Deliberante el 19 de enero, cuando la mayoría de los concejales no estaba. Propone que una empresa se haga cargo por 3 años del vivero municipal y la escuela de jardinería, que hoy está cerrada, para formar maestros jardineros. Según explicó Fuentes, el mantenimiento de las plazas y paseos los harán los alumnos mejor calificados de la escuela a través de prácticas pagas a cargo de la firma privada.

El trabajo lo hacen hoy unas 60 personas que están contratadas y, según Fuentes, todas tendrán prioridad para ingresar a la escuela. El municipio gasta en el servicio "entre 70 y 80 mil pesos por mes", dijo el intendente, y por la tercerización deberá pagar 980 mil pesos anuales.

El intendente fundamentó ayer el proyecto diciendo que actualmente "el estado de los espacios verdes es malo" y sostuvo que el municipio necesita que las personas que trabajen "estén preparadas y que no solamente sean corta pasto". Además, aseguró que harán trámites para que la escuela de jardinería cuente con la aprobación del Ministerio de Educación.

Para insistir, el intendente eligió una vía poco común que busca acelerar el proceso de tratamiento del pliego de la licitación. Fuentes aseguró que la urgencia responde a la necesidad de empezar en marzo las clases en la escuela de jardinería.

De todas maneras, por más que los concejales den su consentimiento ya, no es garantía de que todo estará listo para marzo. Queda menos de un mes y en ese tiempo, el municipio debe llamar a licitación, analizar las ofertas y adjudicar. Y los interesados, armar la currícula de la carrera que piensan dictar y contratar a los profesores.

Comentá la nota