La fueguina Belous conformó un bloque unipersonal y seguirá alineada al kirchnerismo

En 2010 la diputada ex ARI quedó como única representante de la gobernadora Ríos en la Cámara baja, tras la salida de Leonardo Gorbacz luego de la finalización de su mandato y su fracasado intento de renovar su banca. En sintonía con su actuación legislativa de 2009, continuará acompañando los proyectos que impulse la Rosada.
RÍO GRANDE.- La diputada nacional fueguina Nélida Belous es desde este año la única representante genuina del Gobierno de Fabiana Ríos en la Cámara baja. La finalización del mandato de Leonardo Gorbacz, quien en las legislativas de junio del año pasado fracasó estrepitosamente en su intento de renovar la banca que puso en juego el ARI fueguino, la dejó en soledad y ante ello conformó el unibloque Proyecto Progresista.

En los pasillos del Congreso se descarta que la parlamentaria, cuyo alineamiento con el kirchnerismo la ubicó entre uno de los más notorios casos de "borocotización", seguirá votando en sintonía con el oficialismo. La principal razón es la necesidad del Gobierno provincial de mantener el sostén financiero de Nación para enfrentar la crisis.

Lo cierto es que Belous es una muestra de la notoria dispersión política en el Congreso, que en Diputados se refleja en que de los 34 bloques que componen la Cámara, 15 de ellos son unipersonales, de acuerdo a un informe de Parlamentario.com.

Sin embargo, sumados, sus votos pueden inclinar el tablero para el oficialismo o la oposición, por lo cual todos atienden sus reclamos.

Ahondar en las razones de la conformación de los bloques unipersonales en la Cámara baja es un misterio a develar, dado que en algunos casos se fueron de los partidos que lo nominaron en sus boletas y en otros casos la soledad es el resultado del ejercicio de la voluntad popular en las urnas como sucede con los varones y mujeres de las fuerzas provinciales.

La ronda de consultas de Parlamentario a la mayoría de ellos arrojó respuestas dispares o el tradicional: "El diputado está ocupado" o "no está en su despacho" o "no hace declaraciones". Esta imposibilidad de acceder al pensamiento del legislador impide una valorización acabada sobre si desea o no compartir su trabajo legislativo en forma grupal.

Tal vez por su pasado frentista, el periodista y diputado Miguel Bonasso decidió formar parte del Interbloque liderado por el cineasta Fernando "Pino" Solanas, dejando de lado mezquindades políticas.

Claro que la principal especulación que ronda sobre los 15 es su rol en Labor Parlamentaria, que reúne antes de la sesión a los presidentes de todos los bloques, mas allá de la cantidad de sus integrantes en función de los reglamentos vigentes. No se puede soslayar que años atrás un reconocido legislador dijo en riguroso off the record que es el resultado de "un exceso de democratismo".

Un pensamiento que pone en la vidriera de las discusiones el peso de los bloques, a la hora de la construcción del andamiaje jurídico en el sentido de: una ley puede contar el apoyo masivo de sus integrantes y perder la votación por la negativa de los unipersonales, aunque no es frecuente que suceda.

Es más seguro que uno de ellos ayude a dar quórum para iniciar la sesión cuando el oficialismo de turno propone en la agenda temas urticantes. Un ejemplo didáctico fue el paso del ex diputado nacional Eduardo Lorenzo Borocotó que, de un día para otro, se cambió de bando: del macrismo en salto en garrocha se ubicó al lado de los aliados del Frente para la Victoria, y desde entonces y para siempre quedó instalado en el vocabulario parlamentario y político "la borocotización" a la hora de definir los cambios de bandos.

Borocotó en más de una oportunidad salvó al oficialismo de quedarse sin quórum y de perforar la barrera de los 130. ¿Cuál fue la excusa? "A mí me votaron para trabajar, entonces no me pierdo ninguna sesión", reiteraba a quien lo quería oír. Sin embargo, no registra ningún pedido de disculpas a quienes lo ungieron diputado por la lista del PRO y muchos menos los argumentos.

Sin lugar a dudas, Borocotó fue y es un modelo de diputado que zafa de dar explicación de su conducta a un partido o fuerza social. Es una ventaja que le permite no rendir cuenta a nadie de su conducta.

Precisamente, un diputado que acaba de terminar su mandato expresó su enojo con Parlamentario por la calificación dada en un contexto similar.

"¿Quiénes son ustedes para marcarme lo que tengo que hacer?", fue una de las frases que brotó de su boca enojada. La respuesta fue la misma de siempre: "Simplemente relatamos lo que está sucediendo en el Congreso, sin agregar una coma de más". Se le ofreció el derecho a réplica y hasta ahora y seguramente nunca escriba una columna de opinión.

Estas y otras anécdotas forman parte de la larga historia de los bloques unipersonales desde el regreso de la democracia, un ya lejano 10 de diciembre de 1983.

Uno por uno

Repasar la lista de quienes son los varones y mujeres que ostentan el signo de individualista da mucha tela para cortar.

Claro que la lupa está puesta en los que hasta ahora acompañaron al oficialismo. Una de ellas es la espigada radical bonaerense Silvia Vázquez, que regresó a la Cámara baja por un nuevo mandato en el marco de la Concertación Plural cuya máxima expresión fue la fórmula Cristina Fernández de Kirchner y Julio Cobos.

Inicialmente formó parte del bloque de la Concertación que presidía Daniel Katz y al tiempo pegó el portazo, al igual que otros miembros, y alumbró el bloque Partido de la Concertación-Forja y en la distribución de las comisiones le tocó presidir la de Análisis y Seguimiento de Cumplimiento de las Normas Tributarias y Previsionales.

Por su lado, el Partido Renovador de Salta ofrece un panorama para la antología: el senador nacional Juan Pérez Alsina vota en contra de todas las leyes del Ejecutivo y la diputada nacional Mónica Torfe, con mandato hasta el 2011, todo lo contrario.

Siguiendo con la geografía del norte está lo de Jujuy. El médico cirujano Mario Martiarena fue uno de los últimos en despedirse de Agustín Rossi e inmediatamente formó el unipersonal Peronismo Jujeño y rechazó el convite de integrarse al bloque que lidera Felipe Solá o el de su amigo Marcelo López Arias, ubicados en el escenario anti K.

En las últimas votaciones aportó su votó al FPV, y no se descarta que tenga la misma conducta en el nuevo período de sesiones ordinarias que comienza en marzo y que promete ser inolvidable por el nivel de enfrentamiento. Interlocutores permanentes de Martiarena dicen que dijo que "va a depender de cada ley", una frase que se ha convertido en un clásico en la boca de todos.

Un abanico de aliados donde se debe incluir a la fueguina Nélida Belous, que bautizó al suyo Proyecto Progresista y nadie duda que seguirá alineada con el oficialismo, en sintonía con la decisión de la gobernadora de su provincia, Fabiana Ríos. Una actitud que también tomaría su coterránea Liliana Fadul, quien rechazó las invitaciones para sumarse a otros bloques. Se quedó con el suyo: Partido Federal Fueguino.

En la misma línea se encuentra el rionegrino Juan Carlos Scalesi, entre otros, siempre tentado a acompañar las leyes de la pareja presidencial, lo que no significa que sea en forma eterna.

Y hay más todavía

Entre los bloques unipersonales están lógicamente los representantes de los partidos provinciales que sobreviven todavía al histórico bipartidismo en sus distritos. De Mendoza, Omar De Marchi, que renovó su mandato por cuatro años más, decidió conservar su independencia y dijo no al bloque del macrismo, pero con la certeza que jugará con ellos, según afirmó Federico Pinedo.

Un inventario que recoge los nombres de los correntinos María Areta del Frente de Todos, José Arbo del Partido Liberal, y el del empresario sojero salteño Alfredo Omedo con su obvio Salta Somos Todos.

Tampoco su coterráneo, el justicialista Walter Wayar, ex vicegobernador del actual senador nacional Juan Carlos Romero, fue cooptado ni por Solá ni por López Arias. En sencilla ceremonia lo nominó como Frente Peronista Federal, lo que fue toda una sorpresa ya que Romero y Solá lo contaron inicialmente entre los suyos.

Cierran la lista de los unipersonales el santafesino Carlos Favario, ungido legislador en la lista impulsada por el gobernador socialista Hermes Binner, a quien le agradeció ese gesto, resucitando el nombre del Partido Demócrata Progresista.

El peronista independiente Miguel Bonasso, con su Diálogo por Buenos Aires, se unió al Interbloque de los once de centro izquierda, lo que le dio margen para seguir al frente de la Comisión de Recursos Naturales y Medio Ambiente Urbano, que en los planes originales del oficialismo estaba para eyectarlo. Finalmente, en el conjunto de bloques unipersonales está la porteña Cynthia Susana Hotton con mandato hasta el 2001. Empezó su carrera política de la mano de Mauricio Macri por su fe evangelista y después de participar de las habituales maratones del vicepresidente de la Nación, Julio Cleto Cobos, lo abandonó a Macri, al igual que Borocotó.

Valores de Mi País se llama su bloque y dicen que más temprano que tarde aceptará formar parte del bloque de la UCR a instancia de Cobos.

Ellos son los quince diputados que habitan -por ahora- la Cámara baja en soledad, pero todos ellos atentos a lo que pueda suceder de acá a las elecciones presidenciales del 2011, lo que tal vez los lleve a reconsiderar su individualismo. En el ínterin sus votos pueden llegar a ser decisivos para inclinar el tablero electrónico.

Comentá la nota