Fuego furioso

Los focos estaban controlados, pero no extinguidos, según las autoridades.Ráfagas de viento de 35 kilómetros por hora hicieron reiniciar y rotar las llamas.Unas 70 personas fueron evacuadas.
Villa Carlos Paz. "El fuego está controlado, pero no hemos logrado extinguirlo", decían anoche a coro las voces autorizadas del Plan Provincial de Manejo del Fuego. "No se extinguió el fuego así que seguimos trabajando en la zona", explicó anoche Diego Concha, subdirector del organismo.

El horizonte dejaba durante la caída del sol dos señales claras. Símbolos nítidos del desastre ambiental que azotó las sierras de Córdoba. Cientos de bomberos continuaban la guardia de cenizas a lo largo de la ruta 14 o camino de las Altas Cumbres.

Los frentes de Cuesta Blanca, Icho Cruz, Las Jarillas y San Antonio de Arredondo, en todo el sur del valle de Punilla, fueron contenidos por los más de 180 bomberos que trabajaron en la zona durante los últimos tres días. Con el apoyo de dos aviones hidrantes y dos helicópteros: uno hidrante y un vigía, la lucha contra el fuego en toda la zona del camino de las Altas Cumbres se dio sin descanso durante todo el día.

La gran cantidad de focos que se fue generando complicó aun más la tarea de bomberos y personal especializado que cuando creían tener la situación controlada en una alguna zona, debían volver horas más tarde hacia el mismo sector. La rotación constante del viento y su impulso en ráfagas que alcanzaron los 35 kilómetros por hora hacía imprevisible el avance de los frentes.

El foco principal de 6 kilómetros fue bajando desde la zona de Copina hacia Las Jarillas.

Los bomberos debieron desdoblar sus esfuerzos durante todo el día para ir conteniendo los distintos focos que se daban a pocos kilómetros uno de otro a causa de los cambios de dirección constantes y la imprevisibilidad del viento.

A su paso, el fuego se devoró pastizales, zonas boscosas, pinares y una numerosa cantidad de cercos y alambrados.

Ayer a la madrugada, en el área de San Antonio de Arredondo fueron evacuadas más de 70 personas, cuyas casas se encontraban en el camino presunto del fuego o sumergidas en las columnas de humo. Los evacuados fueron retornando a sus hogares durante la mañana de ayer cuando el fuego tomó otro destino. En La Posada del Qenti, los pasajeros fueron trasladados por precaución a un hotel en el centro de Villa Carlos Paz.

El vicepresidente Julio Cobos y del gobernador de Chubut, Mario Das Neves expresaron al jefe del Ejecutivo, Juan Schiaretti, su solidaridad con Córdoba por la situación que atraviesa debido a los incendios. Das Neves ofreció todos los recursos que dispone Chubut para combatir el fuego.

Comentá la nota