Fuego cruzado entre macristas y opositores

Aníbal Fernández remarcó la condición "fascista" del ministro de Educación porteño. El senador Daniel Filmus agregó que además es "un hombre que técnicamente no sabe" de cuestiones educativas. Horacio Rodríguez Larreta lo defendió, pero marcó diferencias.
Mientras el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, consideró "un error" la designación de Abel Posse como ministro de Educación porteño, su par de la ciudad Horacio Rodríguez Larreta ensayó una tibia defensa, lo definió como "un tipo controversial que genera debate", admitió que no comparte algunas opiniones del flamante funcionario y recurrió a un eslogan vacío para salir del paso: "El espíritu PRO es ir para adelante. Lo importante es que Posse coincida con la mirada para adelante", balbuceó. Menos ambigua fue la crítica de Rodríguez Larreta a los gremios docentes que rechazaron la designación. "Si van a dejar a los chicos sin clases porque les guste más o menos el ministro de Educación, tenemos un problema", afirmó. "No es cuestión de gustos sino de respeto a la democracia", le respondió el legislador Francisco Nenna. El senador Daniel Filmus, en tanto, lamentó la designación de "un hombre que técnicamente no sabe" y advirtió que será "muy difícil que (Posse) pueda entrar a una escuela después de decir que los docentes les ponen un revólver en la cabeza a los chicos".

La designación de Posse "le hace un flaco favor a un gobierno elegido por la voluntad popular", advirtió Aníbal Fernández. Pese a sus diferencias con el gobierno de Mauricio Macri, el jefe de Gabinete remarcó que "no voy a permitir que nadie embista contra un gobierno republicano elegido por la voluntad popular como es el suyo". Manifestó sentir "muchísima pena" por la designación de "hombres que piensan, actúan y ejercen su condición de fascistas" y recordó que "la Ciudad de Buenos Aires siempre ha tenido en Educación a personas con estatura".

"Lo conocí hace muchos años y nunca entendí esa actitud perversa de reivindicar al gobierno de facto al cual perteneció", dijo Fernández en referencia al último golpe de Estado. Recordó que Posse "reivindicó a los militares que hicieron pedazos a esta Argentina con ese Proceso de Reorganización Nacional". Sobre la potencial capacidad de Posse como funcionario, Fernández advirtió que "es un culto que está para cosas cultas y no se va a preocupar por cosas terrenales", como las que interesan "a los padres" de alumnos porteños.

"Como todo intelectual destacado, Abel Posse es un tipo controversial que genera debate", afirmó Rodríguez Larreta para referirse al ex diplomático durante las últimas dos dictaduras militares. El jefe de Gabinete de Macri intentó minimizar el repudio unánime que generó la designación de Posse al sostener que "se ha generado polémica con la oposición porque cualquier cosa que nosotros hagamos o hacemos (sic) la van a criticar". El funcionario explicó que "con algunas opiniones de Posse coincido y con otras no", aunque prefirió no entrar en detalles. Rodríguez Larreta acusó al legislador kirchnerista Tito Nenna de liderar las protestas docentes contra la designación por una cuestión de gustos y reclamó que los gremios "no usen eso para que los chicos no tengan clases".

Rodríguez Larreta "comulga con la brutalidad y el fascismo de Abel Posse", le respondió Nenna. El legislador de Encuentro Popular por la Victoria consideró la designación como "un cachetazo a todos los que lucharon por la recuperación y el sostenimiento de la democracia" y opinó que "no puede estar al frente del sistema educativo un dinosaurio que cree que los militares torturadores y genocidas no deben estar presos".

Daniel Filmus, ex ministro de Educación porteño y de la Nación, recordó que Posse "no es un hombre del área, técnicamente no sabe", expresó su deseo para "que se rodee bien" y consideró que debe ser "respetuoso de la tradición y de los docentes de la Ciudad de Buenos Aires", porque "hacen un esfuerzo grande y tienen un espíritu profundamente democrático".

Comentá la nota