Las frutas tempranas sufrieron la primera helada fuerte del año

Las mínimas fueron de -7,2° en Valle de Uco y -5,1% en San Rafael, donde el daño sería de 10% en ciruelos. Relativo impacto en almendros, duraznos y olivos. Mal pronóstico.
Sin dudas, el de ayer fue uno de los amaneceres más gélidos de la semana. Pero quienes más sufrieron las temperaturas que llegaron a -7,2°C fueron los productores, sobre todo del Valle de Uco, San Rafael y la zona Noreste, a raíz de la primera helada sobre variedades tempranas de frutales en floración.

Ciruelas de carozo para consumo en fresco, que totalizan 23.600 hectáreas; duraznos, almendros y en menor medida olivos, fueron los primeros en sentir el rigor del fenómeno.

Recién en una semana, cuando la Dirección de Prevención de Contingencias termine de evaluar los daños, habrá cifras oficiales. Sin embargo, las primeras estimaciones de entidades como la Sociedad Rural hablan de que podría ser de más del 10% en ciruelos de San Rafael, donde se concentra buena parte de las 3.000 hectáreas que entraron en producción el último año. Por ahora, la cotizada D'Agen está a salvo.

Tras recorrer las fincas y a sabiendas de que faltan los raleos, a los afectados les queda la sensación de que lo más difícil está por venir. Es que los pronósticos prevén baja humedad y la defensa activa con calentadores está limitada por el precio del combustible.

"Quemamos poco porque nos quedan algunos litros de 2008. Al precio actual no podemos comprar y cuando se acabe, a rezar...y que las plantas se acostumbren", decía con ironía Damián Sánchez, productor de duraznos y ciruelas en San Martín.

Por los oasis

Según las primeras estimaciones de la Dirección de Prevención de Contingencias, la temperatura más baja del Oasis Sur fue -5,1° registrados en Las Paredes, casi el límite de resistencia de los olivares, que acumulan en el Sur un gran porcentaje de sus 3 mil hectáreas productivas en Mendoza.

"En general, los frutales han soportado bien, gracias al ?ponchito' de las flores", observó Carlos Camargo, de la Cámara de Agricultura de San Rafael. El umbral para el fruto está en los -2,2°C, y la temperatura más benévola fue de -2,1° en el distrito de La Llave.

Mientras, en el Valle de Uco pocos "prendieron", como se habla del uso de quemadores. Con variedades 100% en floración, las temperaturas oscilaron entre -1,1° en Tunuyán y el pico de -7,2° en Tres Esquinas, San Carlos. Duraznos de cosecha anticipada, capaces de soportar hasta -2,8°, peras y algo de cereza, los más castigados.

Para Raúl Aruani, de la Asociación de Productores y Exportadores de Fruta Fresca, "en una semana más sabremos cómo estará el mercado. Llevamos dos noches consecutivas con temperaturas bajo cero y aparentemente faltan dos más. Esto significa que los daños pueden multiplicarse". Para hoy se esperan, aunque menos rigurosas, nuevamente heladas generales (ver), que no están contempladas por el seguro agrícola.

Después de los sanrafaelinos, fueron los agricultores lavallinos de Gustavo André quienes debieron lidiar con las heladas más duras, a causa de los -4,9° de mínima. En especial, sobre unas 6 hectáreas de ciruelas existentes.

Hacia el Este, las mínimas de la madrugada del miércoles estuvieron entre -1,5° (Junín) hasta los -3,6° de Tres Porteñas (San Martín) y los casi -4° de Las Catitas que, de acuerdo a la apreciación del subdirector de Emergencias Agropecuarias, Jorge Carbonari, afectará el cuaje de durazno y ciruela de transporte.

Para el sanmartiniano Sánchez, dueño de dos propiedades que producen 4 millones de kilos anuales "se ven frutos quemados en un 20% de cada planta, pero lo más peligroso será en 10 días".

Por otra parte, los productores de las 1.388 hectáreas implantadas con almendros de Maipú, Guaymallén y San Martín, tomaron sus recaudos; como Carlos Bachiocchi, que reconoció no haber sufrido grandes daños en sus 26 hectáreas gracias al riego y el uso de calentadores.

Comentá la nota