Frustraron un audaz plan de fuga de presos de ETA.

Entre los complotados estaba el que intentó matar al rey en 1995.
El grupo terrorista vasco ETA sufrió ayer un nuevo golpe tras ser desbaratado el intento de fuga de prisión de tres de sus presos más importantes, entre ellos, un acusado de querer asesinar al rey Juan Carlos, en 1995.

Según informaron ayer diversos medios españoles, la Guardia Civil ordenó detener a siete personas en un operativo realizado en distintos puntos del país, al haberse encontrado "información clave" sobre un plan cuyo objetivo inicial era liberar a tres internos etarras de la cárcel andaluza de Huelva mediante el uso de un helicóptero, que posteriormente los depositaría en Portugal.

El más notorio de este trío de presidiarios es Jorge García Sertuxta, quien cumple una condena de 109 años tras haber sido hallado culpable de intentar asesinar al rey, catorce años atrás. El etarra recibió su sentencia luego de que en el juicio que se le siguió admitió haber "tenido tres veces en la mira" de su rifle al soberano de España. Y también señaló que ETA sigue teniendo entre sus "objetivos prioritarios" acabar con la vida del rey.

García Sertuxta había pergeñado la fuga junto con Igor Solana Matarranz, otro de los presos más conocidos de la banda terrorista vasca, quien había sido condenado por integrar el comando que asesinó al concejal del Partido Popular de Málaga, José María Martín Cárpena, y al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Luis Portero.

El tercero de los detenidos y posible cerebro del intento de fuga es Arkaitz Goikoetxea Basabe, quien también lideraba el "Comando de Vizcaya", que fue desarticulado por la policía en julio de 2008.

Dos meses antes, en Burdeos, Francia, las fuerzas de seguridad de ese país detuvieron al entonces número uno de ETA, Javier López Peña, alias "Thierry". Junto con el cabecilla, también cayeron en poder de la policía francesa las pruebas escritas que ofrecieron los indicios de que estos peligrosos presos intentarían escaparse en "algún momento" durante el presente verano boreal.

De acuerdo con los investigadores, el plan original de la fuga había sido previsto para julio de 2007, pero por diversos contratiempos fue postergado para el verano siguiente. Sin embargo, en 2008, con la detención de Goitkoetxea Basabe, la maniobra debió ser cancelada.

A pesar de que Matarranz fue trasladado a la prisión valenciana de Picassent, y que Goikoetxea Basabe fue reubicado en la cárcel madrileña de Valdemoro, la Guardia Civil remarcó ayer que el plan de liberación ilegal de los presos "se mantenía activado", lo que determinó la intervención de esa fuerza.

En el operativo también fueron detenidos el abogado Iñaki Goyoaga, de 51 años, y una joven de 20 años, Inge Urrutia, que es novia del terrorista de ETA Asier Borrero, quien se fugó después de que el "Comando Vizcaya" fuera desmantelado.

Una versión difundida por la prensa local también asegura que una de las hipótesis en la que trabajan los investigadores es que ETA pretendía secuestrar la familia de un piloto de helicóptero para poder forzarlo así a aterrizar en el patio de la prisión con el fin de recoger a los presos etarras.

El malogrado intento de los reclusos de ETA y sus presuntos colaboradores representa el más reciente revés de una larga cadena de intentos de fuga fallidos en los últimos 24 años.

Desde 1985, cuando los presos José Ignacio Picabea Burunza y Joseba Sarrionaindia lograron escapar de la prisión guipuzcoana de Martuente escondidos dentro de las cajas de dos grandes parlantes, nunca más lo han conseguido dentro de los límites de España.

Comentá la nota