Frolik jefe de gabinete, Civale a Gobierno, Teruggi en Desarrollo Social y Grasso a Salud

Con pocas sorpresas, ayer se anunciaron los futuros hombres del pediatra desde el 10 de diciembre. "Un promedio menor a 40 años de edad", destacó sobre la sangre joven. Pronosticó un 2010 "difícil".
Caras concocidas, de plena confianza y con andar en los años de la era lunghista, tanto en el Ejecutivo como el deliberativo, fueron designadas por el jefe comunal, al tiempo que pocas sorpresas surgieron con la relación a los trascendidos previos al anuncio oficial.

En conferencia de prensa, Miguel Lunghi sostuvo que "este cambio me genera una gran satisfacción al encontrar una fórmula que combina la experiencia política y gestión, de 6 años de Gobierno, y la juventud de un gabinete que promedia menos de 40 años de edad".

Al defender las modificaciones, el intendente habló de "oxigenación" y "nuevos desafíos" tras cuatro elecciones a su favor.

Ya sobre el panorama comunal y su Gobierno, Lunghi lamentó la "caída millonaria de los recursos propios" pero -según él- "no se resintió la prestación de servicios ni se paralizó la obra pública".

Próximamente, el médico dará a conocer la totalidad de los nombres que compondrán todas las secretarias y direcciones, así como el plan de acción plasmado en el presupuesto 2010.

ENROQUES Y APELLIDOS

Con un discurso escrito, Lunghi detalló los apellidos que conformarán su plantel en esta nueva etapa de gestión. El 10 de diciembre saldrá Carlos Fernández (que va al Senado provincial) y asumirá la Jefatura de Gabinete Juan Pablo Frolik, presidente del HCD.

La Secretaría de Gobierno, a cargo de Marcos Nicolini (principal alfil radical en el futuro deliberativo), pasará a manos de Matías Civale, mientras que continuará Natalia Correa en la Subsecretaría.

Gastón Morando, titular de la Comisión de Hacienda del Concejo, encabezará la cartera económica que abandona Civale. Mientras que Mario Civalleri conservará Obras Públicas (Omar Groh seguirá siendo su segundo), al descartarse los rumores que señalaron al olavarriense Marcelo Spina. Mientras que Marcelo Giaconi continuará al frente de Legal y Técnica.

El ingeniero Oscar Teruggi, pasará de Salud a Desarrollo Social, el puesto que dimitiera Julio Elichiribehety. Rubén Dieguez, quien figuraba como número puesto, deberá permanecer en la subsecretaria.

El futuro titular de Salud será el joven Luciano Grasso, y lo acompañará en su actual cargo Graciela Rodríguez. Al tiempo que no hubo sorpresas en Desarrollo Local, donde continuará el rauchense Pedro Espondaburu.

"TERUGGI, LA PERSONA INDICADA"

El nombre que llamó más la atención, si se vislumbra la complejidad del área y las fichas que recopilaba a priori Dieguez, fue Teruggi en Desarrollo Social.

"Tiene mucha madurez y manejo político", calificó Lunghi sobre su flamante nombramiento. "Desarrollo Social avanzó muchícimo en estos años, y es la persona indicada", elogió.

Añadió que "busqué fortalecer todas las áreas, el equipo debe articularse bien hacia adentro y afuera. Yo camino las secretarías y los barrios".

Al referirse al 2010, el mandatario local vaticinó un "año complicado" pues "desearía que mejore la economía nacional, para que mejore la Provincia. Hoy el estado bonaerense tiene un déficit muy grande, busca 6.000 millones en el exterior, y cierra el 2009 con dificultad".

Se volvió a quejar porque "tuvimos una disminución muy grande de la coparticipación, y esto es muy negativo para cualquier municipio".

GRASSO, DE OPERADOR A "PSICOLOGO"

El discurso que leyó el intendente a la prensa incluyó una perlita que reaviva la polémica sobre los títulos profesionales de los funcionarios públicos.

Lunghi anunció a Luciano Grasso (textual) como "Psicólogo Social". Pero el entrante titular de Salud, luego reconoció a LA VOZ que no obtuvo el diploma que le adjudicó su jefe político. "Soy operador en Psicología Social", admitió Grasso tras la conferencia de prensa, en un verdadero homenaje al "caso Blumberg".

Cabe recordar dos antecedentes similares al del joven radical, que en su momento sacudieron la opinión pública nacional: Juan Carlos Blumberg, quien dijo ser "ingeniero" y no es, y Jorge Telerman, que se autoprocalmó "licenciado" sin haber logrado ese grado académico.

Comentá la nota