El frío no da tregua y Europa sigue cubierta de nieve

Las copiosas nevadas y las intensas lluvias caídas en los últimos días en buena parte de Europa siguen causando problemas, más fuerte en los países meridionales como España y en buena parte de los Balcanes, aunque el temporal tiende a remitir.
Las fuertes inundaciones mantienen en jaque a varios países balcánicos, especialmente Albania, donde unas 5.000 personas tuvieron que ser evacuadas. En la zona del lago Shkodra, fronteriza con Montenegro, unas 2.500 viviendas y 10.400 hectáreas de terreno se encuentran anegadas, según fuentes del Ministerio del Interior.

"Hemos evitado una catástrofe humanitaria, cuando estábamos a su borde. Es verdad que tenemos 10.000 hectáreas anegadas, pero ninguna vida humana perdida y eso es extraordinario", dijo el primer ministro albanés, Sali Berisha.

Las descargas de agua de los embalses y las copiosas lluvias han desbordado los cauces de los ríos Drin, Buna y del lago de Shkodra, que han inundado y aislado casas, cultivos y carreteras.

En Bosnia-Herzegovina, las inundaciones causaron grandes daños en edificios y en la infraestructura vial, con una situación particularmente difícil en los suburbios de Sarajevo, donde una treintena de casas corre riesgo de derrumbe.

En la Europa meridional, España y Francia fueron los dos países más afectados hoy por el temporal de nieve, que obligó a cancelar vuelos -más de 160 en el aeropuerto madrileño de Barajas- y servicios ferroviarios, así como a cerrar numerosos tramos de carreteras, sobre todo secundarias.

En el sur de Francia, tras las nevadas de los últimos días, el protagonista fue el frío, con temperaturas que rondaron los 10 bajo cero en ciudades del interior como Toulouse y que llegaron a 15 bajo cero en Grenoble.

Esas temperaturas han obligado al gestor de las redes de alta tensión a mantener la alerta por riesgo de apagones en algunas regiones, en particular Bretaña y Provenza Alpes Costa Azul, ante los previsibles picos de consumo desde hoy y hasta el miércoles.

Los termómetros también descendieron con intensidad en España, donde miles de alumnos no han podido acudir a clase y donde se mantiene la alerta que ha obligado a utilizar miles de efectivos, incluido el Ejército, para garantizar la normalidad.

Según informó el ministerio de Fomento, se desplegaron 664 máquinas quitanieves, que recorrieron alrededor de 150.000 kilómetros, han distribuido 26.000 toneladas de fundentes y cerca de 5 millones de litros de salmuera en las carreteras estatales.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) mantiene sólo la alerta amarilla (riesgo) en Cataluña (noroeste), porque el temporal tiene a remitir.

También cambia el rumbo meteorológico en el Este de Europa debido a la entrada de un anticiclón procedente de Escandinavia, por lo que no se esperan en Rusia y sus países limítrofes precipitaciones en forma de nieve hasta la próxima semana.

No obstante, en la parte europea de Rusia, escenario desde hace dos semanas de las mayores nevadas en esta época del año desde tiempos de la Unión Soviética, las temperaturas que se anuncian para los próximos días oscilarán entre los 10 y los 20 grados bajo cero.

El frío fue precisamente el causante directo de al menos 169 muertes por hipotermia en Ucrania, 46 de ellas de personas que se encontraban en sus casas.

Más hacia el Oeste, en Polonia, las intensas nevadas han ocasionado el corte de suministro eléctrico en más de cien mil hogares, sobre todo de las ciudades sureñas de Cracovia, Czestochowa y Kielce.

La situación comenzó ya a normalizarse en el Reino Unido, donde se acabó la sal, y en Alemania, donde se normalizó el tráfico aéreo, después de que a lo largo del pasado fin de semana tuvieran que cancelarse unos 350 vuelos en el aeropuerto Fráncfort y se retiraran de las pistas 414.000 toneladas de nieve.

Comentá la nota