La ola de frío y nieve sigue haciendo estragos en Europa

Ya son 90 los muertos. El Eurostar volvió a funcionar pero con retrasos.
Los transportes europeos seguían ayer, y ya van cinco días, paralizados o con grandes problemas debido al temporal de frío y nieve que se abate sobre el continente. Aunque las temperaturas han subido ligeramente en Europa Occidental -al mediodía de ayer ya superaban el cero grado-, las nevadas siguen en la mayor parte de Europa y el tráfico aéreo y por carretera sufrió otra jornada de graves problemas, en momentos en que millones de europeos viajan para visitar a familiares.

Los últimos cálculos daban anoche la cifra de 90 muertos desde el viernes pasado -52 de ellos en Polonia-, la mayoría personas sin domicilio que duermen en la calle. La buena noticia del día fue que el Eurostar -el tren que une París y Bruselas con Londres por el túnel bajo el Canal de la Mancha- comenzó a rodar, aunque con grandes retrasos y menos convoyes de los habituales, tras haber pasado tres días parado y haber afectado a más de 20.000 personas por día.

Aun así, el Eurostar no funcionará con normalidad hasta pasadas las fiestas navideñas y la compañía aseguró que los clientes que tenían pasajes para el 24 y 25 no podrán viajar hasta el 26 ó 27, acabando con sus esperanzas de pasar la Nochebuena con sus familias.

La nieve hace que el funcionamiento de los aeropuertos se vea fuertemente perturbado. Madrid vivió un día de caos total el lunes y, aunque ayer comenzó a funcionar, se suceden los retrasos y cancelaciones de vuelos, así como en la mayor parte de Europa. Lo peor para el tráfico aéreo se encontraba ayer en los grandes aeropuertos de Londres y en el norte de Italia, donde tuvieron que cerrarse los de Verona y Génova.

El de Milán Malpensa apenas funcionaba y había decenas de cancelaciones en Turín y Bolonia. Según AFP, la Confederación Italiana de Agricultores cifra ya en "varias decenas de millones de euros" los daños que el frío está causando en la agricultura.

El gobierno italiano movilizó ayer a varios centenares de soldados para intentar quitar la nieve de las calles de Milán, casi paralizada tras las fuertes nevadas del domingo y el lunes. Según ANSA, unos 600 soldados, que serán reforzados hoy con varios centenares más, comenzaron a trabajar en las principales calles para intentar que la ciudad, capital económica italiana, recuperara su actividad normal. Los colegios de la región de Milán cancelaron las clases, adelantando así las vacaciones de Navidad.

La compañía "low-cost" Easyjet tuvo que suspender hasta 150 vuelos con salida o destino en las islas británicas y la nieve bloqueó, según la BBC, a más de 3.000 personas en Hampshire, al sur de Inglaterra, que pasaron la noche en sus autos con temperaturas bajo cero.

Alemania consiguió que el aeropuerto de Frankfurt -el tercero de Europa- volviera a funcionar ayer después de un parón durante el lunes provocado por la fuerte helada, pero aun así se habían cancelado 229 vuelos en las primeras horas de la mañana y 3.000 personas pasaron la noche del lunes al martes en las terminales.

En Berlín también se interrumpieron las operaciones aéreas en el de Tegel. Varias autopistas alemanas están cerradas por tramos, principalmente en el sur y en el oeste del país y los trenes circulan pero con fuertes retrasos.

Ayer hubo críticas hasta para el presidente francés. Nicolas Sarkozy reclamó una investigación y organizó una célula de crisis para gestionar los problemas del Eurostar. Sobre la huelga que paraliza la mayoría de los trenes de cercanías de las ciudades francesas desde hace ya 14 días, no dijo nada. Sarkozy, según sus críticos, intenta arreglar los problemas "bling-bling", los que afectan a los ricos.

Comentá la nota