El frío ya causa 70 muertos y el colapso del transporte

Los países más afectados son España, Italia, Francia, Alemania, Bélgica y Polonia. Por la nieve hubo miles de choques y caos en servicios de trenes, ómnibus y aviones. Dos millones de franceses, sin luz.
La ola de frío y nieve que barre Europa creó el caos en el transporte por carretera, ferrocarril y en los aeropuertos de varios países. Lo más grave fue que los millares de accidentes produjeron en total unos setenta muertos, aunque por las dificultades que plantea la situación es posible que crezca el número de víctimas fatales. En Ucrania, las bajísimas temperaturas ya han producido 27 muertos desde que comenzó el invierno.

El desastre sucede con la Navidad a la vuelta de la esquina. Aunque también ha tenido sus beneficiarios: miles de chicos no han tenido que acudir a clase.

Los países más afectados son España, Italia, Francia, Alemania, Holanda, Bélgica. Una de las peores nevadas de los últimos años cayó sobre Moscú y produjo atascos en un amplio radio de carreteras que llegaron a alcanzar centenares de kilómetros. En Berlín, las placas de hielo y la fuerte nevada causaron numerosos accidentes, incluso de algunos ómnibus que se salieron de las calles y terminaron chocando con vehículos estacionados o en árboles.

También se registró un muerto en España al caer al canal de Urgell un automóvil que patinó sobre una gruesa placa de hielo que se había formado en la carretera en Aglesola, Lérida (Cataluña) y se salió del camino sin que el conductor pudiera controlarlo. Otra mujer murió en Galicia, cuando cayó al mar al pisar una roca con hielo.

Una de las situaciones más graves se registró en el sistema Eurostar, el tren que une Londres y París mediante un vasto sistema de túneles bajo el Canal de la Mancha. Dos mil quinientas personas quedaron atrapadas el viernes durante horas en medio del túnel. Su furia, que difundieron ampliamente los medios de comunicación, se trasladó a más de 60.000 pasajeros afectados en toda Europa que debían usar el Eurostar.

El servicio ha quedado paralizado y la explicación que dio la empresa francesa-belga y británica echándole la culpa al mal tiempo no satisfizo al presidente Nicolas Sarkozy, quien ha exigido una información más precisa. "No es posible que los trenes de Eurostar, que presume de utilizar una tecnología y materiales de la más alta calidad y sofisticación, no puedan andar tres días por la nieve. Tiene que haber otros problemas técnicos", se indignó el ministro de Transporte francés, Dominique Busserau.

Miles de personas están atascadas en las estaciones de Londres y París y se les ofrecen pasajes que no pueden utilizar porque el mal tiempo ha dejado cerrada la navegación por el Canal de la Mancha. Los trenes de Alta Velocidad europeos sufrieron también problemas al afectar los temporales sus sofisticados sistemas de control. Los trenes AVE que enlazan Madrid con Barcelona, Málaga y Sevilla fueron anulados y la empresa RENFE ofreció devolver el precio del pasaje, lo que provocó largas colas de viajeros que querían que se les restituyera su dinero. Por la tarde, los servicios se reanudaron normalmente.

Dos millones de personas se quedaron sin corriente eléctrica en Francia, mientras centenares de miles de europeos se quedaron atascados en aeropuertos, estaciones de ferrocarril, y carreteras. En Madrid, el Director General de Tráfico, Pere Navarro, resbaló mientras circulaba en medio de la nevada con su moto que se le cayó encima y le afectó una pierna.

En España, el aeropuerto de Barajas tuvo que detener sus operaciones aunque poco después de las 9 de la mañana se abrieron dos pistas y después otras más. Se cancelaron más de 225 vuelos y las otros 1.100 salidas programadas sufrieron atrasos de muchas horas. Los dos grandes aeropuertos de Londres tuvieron también que cerrar momentáneamente aunque después se fueron regularizando mientras que en Florencia y Bolonia las operaciones aéreas también sufrían cancelaciones y atrasos.

La fuerte marea en Venecia provocó el fenómeno del "agua alta", que alcanzó los 120 centímetros sobre el nivel del mal. En Suiza y Alemania la temperatura bajó hasta los -32 grados. El frío más intenso se registro en Baviera, donde se llegó a los -33 grados. Las precipitaciones afectaban en Italia sobre todo al Piamonte, Liguria, Lombardía, Toscana y los Abruzzos. En el norte, las temperaturas llegaron a descender hasta 16 grados, 13 en Turín y Bolonia. En varios puertos (pasos) de montaña en el norte de España el termómetro cayó a 17 grados bajo cero.

En todos estos países por radio y televisión las autoridades pedían al público que no utilizara sus vehículos particulares, pero los usuarios tampoco podían usar otro tipo de transporte, lo que ayudó al caos que se vivió por la mañana.

Muchas personas no pudieron llegar a sus trabajos o lo hicieron con notable tardanza. Hubo comprensión, menos en Bélgica donde la patronal amenazó con sanciones a quienes no se presentaran a sus empleos.

Comentá la nota