Frigoríficos apuntan contra Moreno y Echegaray

El presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes, Miguel Schiariti, aseguró "ponen en riesgo los miles de empleos que genera el sector".
El presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), Miguel Schiariti, aseguró que las políticas de la Secretaría de Comercio Interior y la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), en materia de comercialización de carnes, "ponen en riesgo los miles de empleos que genera el sector".

"Con pérdidas de puestos de trabajo no se mejora la situación alimentaria de la población", advirtió Schiariti.

Además, subrayó que "los cerrojos impuestos por los organismos a la comercialización de la carne en el mercado interno y a la exportación entorpecen el funcionamiento y generan incertidumbre en los distintos eslabones de la cadena de la carne, sin aportar ningún beneficio a los consumidores".

Puntualizó que "los valores de la hacienda y el nivel de faena se mantienen planchados, pero el precio final del producto continúa subiendo en el mostrador".

"El accionar de la Secretaría de Comercio y de la Oncca presuntamente orientado a bajar el precio de la carne frena la actividad ganadera, atenta contra la continuidad de las empresas frigoríficas y pone en riesgo los miles de empleos que genera el sector, sin lograr los objetivos que declara perseguir", señaló Schiariti.

Remarcó que "los precios absurdamente bajos de la hacienda en pie desalientan a los criadores", y destacó que "en lugar de apostar al crecimiento, adoptan decisiones tendientes a achicar sus rodeos como única alternativa para capear el temporal y salvar sus explotaciones".

Asimismo, indicó que "la acción combinada de la Secretaría de Comercio y la Oncca obliga a los exportadores a facturar 75 por ciento de sus ventas en el mercado interno como condición para autorizar el despacho del resto al exterior".

Señaló que "la exigencia pretende justificarse como recurso para impulsar la baja del precio final del producto".

Sin embargo, subrayó que "lo único que logra es que las empresas dedicadas a la exportación realicen ventas mayoristas en el mercado interno a precios subsidiados por los altos valores obtenidos en las ventas externas, sobre todo en la etapa previa a la crisis internacional".

Schiariti sostuvo que "el procedimiento de ventas de ocasión de proveedores no habituales distorsionó el mercado interno pero no benefició a los consumidores".

"Sólo aumentó las ganancias de los intermediarios porque las presuntas rebajas nunca llegan al mostrador", concluyó el titular de la Ciccra.

Comentá la nota