El frigorífico Quickfood se mete en la cría de ganado

La transacción con el fondo de inversión ligado a Soros incluye el alquiler de largo plazo de dos feedlots y de 74.000 hectáreas en Corrientes, Santa Fe, Formosa y Santiago
El frigorífico Quickfood, fundador de la marca Paty y desde hace poco más de dos años propiedad del brasileño Marfrig, está por dar un salto importante en la integración vertical hacia atrás. Algo que es frecuente en la industria avícola, por ejemplo, pero que no había ocurrido en la cadena de la carne roja, al menos entre los grandes.

Ayer, Quickfood le comunicó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires su intención de comprarle al fondo de inversión Adecoagro, vinculado al millonario húngaro-estadounidense George Soros, un enorme cantidad de ganado vacuno de cría.

Hasta ahora, lo que ha ocurrido (y recién desde hace un par de años, como modo de asegurarse la provisión de hacienda en momentos complicados, como el paro agropecuario) es que los frigoríficos más grandes compraban animales de recría (de mayor edad) para ponerlos a engordar en feedlots (establecimientos de engorde a corral).

Lo que planea hacer Marfrig –el segundo grupo frigorífico de Brasil, detrás de JBS-Swift, que es el mayor del mundo– va más hacia atrás, pues quiere adquirir un rodeo de nada menos que 53.000 animales de cría, y alquilar por "largo plazo" 74.000 hectáreas de Adecoagro en Corrientes, Formosa, Santa Fe y Corrientes para tenerlos.

Según Quickfood, aunque estos animales todavía no alcanzan a representar el 3% de lo que faenan anualmente sus plantas, se trata de una operación "estratégica", puesto que esa proporción podría acrecentarse. Por otro lado, los analistas estiman que en 2010 habrá en el país entre 9 y 10 millones de cabezas vacunas menos que en 2007, con lo que la lucha de los frigoríficos por quedárselas se va a acrecentar.

La operación incluye también el traspaso de la Cabaña Pilagá, abocada a la genética Braford, así el alquiler de dos feedlots y la "adquisición de ciertos elementos accesorios" para la ganadería, como "maquinaria, hacienda yeguariza y lanar", entre otras. Por los activos, Quickfood ofertó u$s 14,7 millones, 50% cash y el resto en un año.

Todo vuelve

De algún modo, la operación vuelve a juntar lo que se había desunido. Es que, en 2005, el grupo belga Bracht, ex dueño del Grupo Pilagá, le cedió el frigorífico Argentine Breeders & Packers (AB&P), ex Hughes, al inglés Terry Johnson, vinculado a la gigante cadena de supermercados británica Tesco, que a su vez en 2006 se lo vendió a Marfrig. Por otro lado, ese mismo año, los belgas le vendieron a Adecoagro el resto del grupo, en lo que conformó la mayor operación inmobiliaria rural de los últimos años, con 170.000 hectáreas, con activos agrícolas (fuertemente, arroz) y ganaderos, tras una fuerte disputa con los ex socios de Soros, los Elzstain, dueños de Cresud. No obstante, se dijo siempre, el interés de Adeco está en lo agrícola, amén del negocio lácteo, en el que el Gobierno le puso una piedra al impedirle la compra de SanCor.

Comentá la nota