Fricción diplomática entre Israel y Suecia

Una nota publicada por el corresponsal del diario sueco Aftonbladet, aún cuando este admitió que es tendenciosa y basada solo en rumores, amenaza con acarrear una crisis en las relaciones entre Israel y Suecia, que ocupa la presidencia de turno de la Unión Europea.
La nota periodística en cuestión -publicada una semana atrás- aseguraba que soldados israelíes mataban intencionalmente a palestinos para traficar sus órganos. El informe -que se basaba sólo en afirmaciones de palestinos acerca de rumores y que carecía de testimonios y opiniones de israelíes- produjo duras protestas tanto en la comunidad judía en Suecia, como en la opinión pública israelí. Esta, que por lo general se manifiesta fuertemente dividida, se unificó para criticar la fantasiosa y tendenciosa labor del corresponsal.

La fricción diplomática pareció solucionarse satisfactoriamente, con las palabras de rechazo que expresara públicamente la embajadora de Suecia en Israel, quien rechazó terminantemente el contenido de la nota considerándola "vergonzosa" tanto para israelíes como para los suecos.

Sin embargo, días después, el Canciller sueco ordenó retirar las declaraciones de la embajadora en Israel del sitio de Internet de la cancillería, afirmando que no representa la postura del gobierno de Estocolmo.

"Es una vergüenza que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia no intervenga en un caso así. Esto recuerda la posición de Suecia durante la Segunda Guerra Mundial, cuando tampoco intervinieron ante el exterminio nazi sufrido por los judíos", afirmó ayer el canciller israelí, Avigdor Lieberman.

Comentá la nota