''El Frente para la Victoria tiene los días contados''

El senador Ricardo Lissalde manifestó la intención como presidente del PJ de conformar en el orden local una sola lista, más allá de que a nivel nacional y provincial cada uno se acerque al espacio que más lo identifica. Por tal motivo explicó que están trabajando para que, como oposición, su espacio no se atomice.

Con respecto a las elecciones nacionales, Lissalde afirmó: “Hay mucha gente que nos está pidiendo que en las próximas elecciones se pueda confluir en un espacio único, como oposición o como alternativa a la propuesta del gobierno”.

“Nuestra aspiración es a que en octubre haya tres ofertas electorales desde lo ideológico: una la del gobierno; otra la del radicalismo, que va a estar unido, por lo menos acá en Saladillo siempre así lo han hecho, siempre hubo una alianza entre Ferro y Gorosito; y por otro lado que haya otra oferta que pueda unir los sectores del felipismo, de Francisco De Narváez y de Macri, espacio que está apadrinado por Eduardo Duhalde”, dijo.

El FpV

Lissalde fue muy duro con respecto al presente y futuro del partido gobernante a nivel nacional y provincial. “El Frente para la Victoria tiene los días contados, es un proyecto que se agota en sí mismo por la forma de conducción del matrimonio presidencial. El ex presidente pretende llevar adelante un liderazgo que es solamente económico y coactivo, lo que es muy frágil. Los que no vivimos de la política y tenemos independencia económica decimos lo que verdaderamente pensamos, no estamos de acuerdo con este modo cesarista, verticalista, de tomar las decisiones”.

“Estoy convencido de que este gobierno está conduciendo mal el país, está a contramano del mundo. Mientras estaba asumiendo Obama generando una expectativa internacional, nosotros estábamos reunidos con Castro y con Chávez. Yo no quiero eso para mi país, ni tampoco soy un montonero o soy de izquierda.”.

En alusión al FpV y a la 7ma Sección Electoral, el senador manifestó: “Esto es peor de lo que había. Luchamos para que las decisiones no se tomen más en Bolívar ni para que se tomen en Olavarría, o ahora que se toman en conjunto y es más de lo mismo. Nosotros luchamos contra esa matriz nefasta, que no se trata de nombres propios sino de una forma de cómo se toma una decisión”.

Comentá la nota