EL FRENTE DE GREMIOS DIO OTRO FUERTE GESTO DE UNIDAD El paro del jueves será sin asistencia a lugares de trabajo

Con movilización: los distintos sectores sindicales que representan a empleados de la administración pública discutieron la modalidad de la medida de fuerza del próximo jueves. Mientras el Gobierno sigue estático, el Frente Gremial resolvió que el paro de 24 horas será sin asistencia a los lugares de trabajo. La movilización es a las 11 de la mañana
La Mesa de Sindicatos Estatales convocó formalmente ayer al paro de 24 horas para el próximo jueves. Será sin asistencia a los lugares de trabajo. Habrá una concentración en la Plaza San Martín, a las 10 de la mañana, para movilizarse hacia Casa de Gobierno y la Legislatura provincial a las 11.

Así lo anunciaron ayer los distintos gremios que agrupan a empleados del Estado, en lo que fue otra fuerte demostración de unidad en medio del conflicto con el Gobierno Provincial, que sigue haciendo oídos sordos a las demandas del sector.

El reclamo de este paro puntual fue aclarado ayer: una “verdadera recomposición salarial, remunerativa y bonificable” para el cuarto trimestre de este año; las paritarias y la restitución de los convenios colectivos de trabajo; una “política educativa clara”; la defensa del hospital público y que se concrete el pase a planta de los trabajadores que se siguen desempeñando precariamente en el Estado por medio de la Ley 2.343.

En la nutrida conferencia de prensa hubo numerosos dirigentes, en representación de las distintas organizaciones sindicales: la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa (UTELPa), los judiciales, los viales, Luz y Fuerza La Pampa, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) y la Asociación Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).

Durante la rueda con el periodismo, Daniel Pérez (dirigente de ATE y representante de los trabajadores estatales en el Instituto de Seguridad Social) hasta sugirió la posibilidad de que adhiera la Cámara de Comercio.

Cuando se consultó a los gremialistas si -como ocurrió el jueves pasado- está pensado concurrir a la Legislatura durante la sesión ordinaria semanal, los dirigentes dieron a entender que como el paro es por 24 horas “si hay un alto acatamiento” lo más probable es que la sesión tenga que ser suspendida.

Respecto de los incidentes registrados en la Cámara de Diputados, apuntaron que nadie fue notificado judicialmente, pese a que la diputada marinista Josefa Alegre dijo públicamente que consideraba que se habían cometido “delitos” y su obligación como funcionaria pública es denunciarlo. “Si nos hubieran atendido en tiempo y forma se hubieran ahorrado ese abucheo”, apuntó Pérez.

El secretario general de UPCN, Jorge Lezcano -ex diputado-, remarcó que “sobre los temas en particular que son las consignas de este paro no hubo ningún diálogo”. Lo único que el Gobierno ofreció en algún momento fue una suma fija de 600 pesos, por única vez y en tres cuotas. Lejos de apaciguar los ánimos de los trabajadores, esa propuesta logró unificar al frente gremial.

Silvina Rossi, principal referente de la CTA, insistió en que la diputada fregenista Claudia Giorgis sostuvo su “compromiso de reflotar los proyectos” existentes para la sanción de una Ley de Paritarias.

Distintos sectores recordaron la existencia de presiones: lo hizo el secretario general de ATE, Roberto Simpson, y confirmó esa postura oficialista del “apriete” el secretario general del Sindicato de Trabajadores Judiciales, Guillermo Severio.

Noemí Tejeda, secretaria general de UTELPa, insistió en que los docentes el jueves deben acatar la medida sin asistir a los lugares de trabajo y calculó que va a ser una medida de fuerza con alta adhesión. Ricardo Araujo, secretario adjunto de ATE, afirmó que los empleados de Rentas y Catastro, que tienen además un conflicto particular (ver aparte), adherirán a la medida como el resto de la administración pública.

Comentá la nota