Frente al deterioro de las calles de tierra, prueban un nuevo sistema para mantener la red vial

Fue probado exitosamente en Tejerina y A005. Seguirán por otros sectores de la ciudad. Colocan una capa compactada de piedra basáltica
Ante el constante deterioro de las calles de tierra y la falta de fondos para pavimentación, el Municipio avanza con un sistema para mantener la red vial y reducir costos en la reparación y en la frecuencia del riego.

La experiencia que lleva adelante la Subsecrearía de Mantenimiento y Servicios Públicos se desarrolla exitosamente en calle Tejerina y ruta A005, un sector de constante y variado tránsito vehicular.

El material que se colocó en el lugar es una molienda de una piedra basáltica con una granulometría de 0,6, que se compacta con la tierra y es de fácil mantenimiento.

Sergio Garnero, subsecretario de Mantenimiento y Servicios Públicos, indicó que una empresa de Berrotarán proporcionó el material para la prueba, mientras que en los próximos días se colocará el granulado basáltico en una cuadra de un sector que todavía no fue definido, que tiene menos tránsito que la calle Tejerina.

El funcionario del gobierno indicó que no es una solución definitiva, pero es un punto intermedio entre la calle de tierra y el pavimento.

Una cuadra de asfalto negro ronda los 40 mil pesos, mientras que la colocación de la piedra, que se extrae en la cantera de Berrotarán, tiene un costo de 1.500 pesos, y se puede realizar con el equipamiento con que cuenta la Municipalidad.

La ciudad tiene más de 1.600 calles de tierra y la reparación de las principales demanda unas 72 horas.

“Lamentablemetne el mantenimiento de las calles de tierra es un cuento de nunca acabar. Se repara hoy y si llueve hay que volver a intervenir”, señaló Garnero.

Durante la temporada de precipitaciones, la necesidad de intervención de las calles es constante, ya que se deterioran con escaso milimetraje.

“La idea es avanzar, lo que estamos haciendo ahora es una prueba, vamos a ir viendo cómo se comporta el material y en los primeros días del año que viene vamos a tomar una decisión”, dijo Garnero.

Se estima que para una cuadra se necesitan tres camiones y unas 90 toneladas de piedra. Previamente se hace el nivelado de la calle, se coloca el material y luego se compacta con un rodillo neumático.

“Hay mucha expectativa en el gobierno con el nuevo sistema; la compactación tiene una mayor duración, particularmente la temporada de verano, y reduce el polvo en suspensión en la época que no hay lluvias, cuando el servicio de riego es insuficiente”, destacó el funcionario.

Comentá la nota