El Frente Amplio ganó el Senado y podría tener mayoría en Diputados

En la Cámara Alta tendrá la mitad más uno. En la Baja, espera el recuento final.
La coalición de izquierda del gobernante Frente Amplio (FA) podría retener la mayoría en ambas cámaras legislativas, algo que creía perdido el pasado domingo por la noche.

El FA ya se aseguró tener 16 de los 30 senadores y está a la espera de lo que arroje el conteo de 32.154 votos observados (1,4% del total de emitidos) que podrían darle la banca número 50 de las 99 disponibles que tiene diputados. "Recién el viernes tendríamos los resultados finales con los que se va a poder saber, a ciencia cierta, como quedará conformado el parlamento", dijo a Clarín el Ministro de la Corte Electoral, Edgardo Martínez Zimarioff.

Al cierre de esta edición, se llevaban verificados un 2,8% de los 6.869 circuitos electorales y simultáneamente se estaba trabajando con los votos observados. En este proceso, a juzgar por elecciones anteriores, las tendencias del escrutinio primario se mantienen.

La tarea del conteo de los votos observados tiene un proceso previo que necesariamente insume unos días. En primera instancia se analizan las posibles inconsistencias entre el acta de escrutinio y la información que la Corte Electoral procesa la noche de los comicios y simultáneamente se analizan todos los recursos que presentan los partidos políticos contra la anulación de alguna de sus hojas de votación.

Si se comprueba, por ejemplo, que una persona no tenía derecho a votar o votó dos veces, el sobre se quema. Si se verifica que está todo en orden, el sobre se coloca sin identificación dentro de una urna. Cuando termina de cumplirse ese proceso, recién ahí comienza el escrutinio de los votos que fueron observados.

De acuerdo a lo que arrojó el escrutinio primario, el escenario de la Cámara Alta se compondrá de la siguiente manera.

La bancada del FA tendrá seis escaños del MPP (sector del cual proviene José Mujica y otros ex guerrilleros tupamaros), cinco del Frente Líber Seregni (sublema a que agrupa a distintos sectores y que encabeza Danilo Astori), dos del Partido Socialista, uno de la Corriente de Acción y Pensamiento -Libertad, otro del Partido Comunista y uno más de la Vertiente Artiguista.

Varias caras nuevas asumirán su puesto el 1° de marzo de 2010 y otras dejarán su banca, entre ellas dos conocidos para los argentinos, Reinaldo Gargano y Mariano Arana, canciller y ministro de Medio Ambiente, en el momento más álgido de las relaciones entre los gobiernos de Argentina y Uruguay a raíz de la instalación de la planta de celulosa de Botnia.

El Partido Nacional tendrá nueve bancas, cinco de las cuales serán de Unidad Nacional (sector liderado por Luis Lacalle) y cuatro de Alianza Nacional (cuyo líder es Jorge Larrañaga), en tanto que los colorados tendrán cinco escaños, tres de Vamos Uruguay (sector liderado por Pedro Bordaberry) y dos de otro sector llamado Propuesta Batllista.

Dentro del Partido Colorado, quien abandonará su banca será el ex presidente Julio María Sanguinetti.

Pepe Mujica, el candidato presidencial del FA que el 29 de noviembre disputará el balotaje contra el nacionalista Lacalle, manifestó que sería muy importante tener también la mayoría en diputados, pero aclaró que lo sustantivo es haber asegurado el senado. "Esto nos da la posibilidad de tener la mayoría en la Asamblea General, que es un recurso parlamentario que se podría utilizar cuando no hay acuerdo en ambas cámaras", aseguró. "Pero esta realidad no puede apartar al FA de lo otro, que es forjar una política de acuerdos y consensos", añadió en referencia al pacto nacional que en temas de importancia él mismo anunció cinco días antes de los comicios.

Quien también se refirió a la posible mayoría parlamentaria del FA fue el candidato a vicepresidente por el Partido Nacional, Jorge Larrañaga. "Se puede dar que un partido tenga la mayoría parlamentaria y otro la representación del poder ejecutivo. Sería un mandato claro, inequívoco de la población de decir que el país necesita entendimientos", dijo y aclaró, porque le preguntaron, que de esa forma no se perdía gobernabilidad.

Ante la posible mayoría parlamentaria, Pedro Bordaberry advirtió que sería un exceso de poder para la izquierda que Mujica fuera presidente. "Esto que digo no es contra el FA ni contra Mujica. Es a favor de lo que yo creo es la mejor democracia para Uruguay, que es obligarnos a sentarnos a todos a conversar para trabajar de cara al futuro".

Comentá la nota