Se frenó la venta de Mahle a grupo brasileño y reapareció otro inversor.

El Banco Nación congeló un préstamo de $ 40 millones a Ramiro Vasena, dueño de la autopartista brasileña Europarts, y la operación que estaba casi cerrada se enfrío. Así, el inversor Norberto Taranto, uno de los primeros interesados, volvió a la carga con una nueva oferta.
El Banco Nación frenó un préstamo de 40 millones de pesos al empresario Ramiro Vasena para que se quede con la ex autopartista Mahle, ubicada en Rosario, por lo que se suspendió el traspaso y reapareció el inversor Norberto Taranto con una nueva oferta.

Si bien la venta a Vasena no cayó definitivamente, Taranto reapareció en la negociación y ofertó conformar una Unión Transitoria de Empresas (UTE) con la firma metalúrgica Estany para comprar la autopartista.

La presidenta Cristina Kirchner tenía proyectado viajar el viernes a Rosario para reabrir la planta ante los 500 operarios, a una semana de las elecciones, pero el proyecto se truncó.

Cuando sólo faltaba que el grupo alemán Mahle y Vasena, dueño de la autopartista brasileña Europarts, firmaran el traspaso definitivo de la fábrica rosarina, el Banco Nación obligó a frenar la operación.

Según la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont, la nueva administración de la fábrica de aros de pistón no tendría capacidad de pago para afrontar el crédito que había solicitado, por lo que no habría garantías para otorgárselo.

Para reabrir Mahle, bajo el nombre de Europarts, Vasena había pedido un crédito de 40 millones de pesos al (BNA), para capital de trabajo, y otro de 15 millones al Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

Con esos créditos, el empresario argentino radicado en Brasil iba a quedarse con la ex Mahle el 17 de este mes, pero Marcó del Pont frenó el préstamo del BNA y paralizó la operación.

Además, en la decisión del Nación influyeron los 56 juicios iniciados por trabajadores contra la ex Mahle por causas como "despidos injustificados".

Por ello, Vasena salió a buscar otros bancos que puedan otorgarle el crédito que necesita y pidió al grupo Mahle que le otorguen "una semana más" de plazo para concretar la operación.

Los empresarios alemanes aceptaron la oferta y pusieron como fecha límite el 30 de junio, por lo que si Vasena no confirma la compra se buscará otro interesado.

Por el momento, Vasena sigue los trámites con el BICE y busca financiamiento de otro banco.

En ese marco, Taranto, uno de los primeros interesados en la autopartista, reapareció y ofertó comprar la fábrica a través de una UTE que conformaría con la metalúrgica Estany, radicada en la localidad bonaerense de Longchamps.

El delegado de los operarios de la ex Mahle, Claudio Maldonado, dijo a Noticias Argentinas que desde la Casa Rosada les transmitieron "tranquilidad" porque la venta se hará "si o si".

"Nos dijeron que si no es Vasena, será Taranto y sino otro. Pero, a través de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) nos hicieron llegar que la planta se reabrirá cuanto antes", dijo Maldonado.

El delegado se mostró confiado en que las negociaciones con Vesena "prosperarán" porque "la voluntad para la transacción se mantiene y sólo se prorrogó por unos días".

El ministerio de trabajo de Santa Fe renovó la conciliación obligatoria entre los operarios y el grupo alemán hasta el próximo 2 de julio, cuando volverían a sentarse a negociar pero ya con el nuevo dueño.

Hasta ese día, los trabajadores seguirán cobrando sus salarios completamente y también mantendrán la toma de la planta.

Comentá la nota