Se frenó la suba de precios de los terrenos

La demanda cayó hasta 50% en comparación con un año atrás. Los operadores afirman que la cotización no bajará.
La crisis logró desacelerar la escalada de precios de los terrenos en la ciudad de Córdoba, que los mismos operadores reconocen "se vendían a cualquier valor". La actividad se retrajo a mediados del año pasado, con el parate del campo. Luego, la debacle financiera y económica puso fin al denominado boom inmobiliario. No obstante, este año y pasadas tres semanas desde las elecciones, el sector lentamente está volviendo a recuperar su lugar en el mercado.

Para establecer precios, hay que diferenciar entre terrenos en los que es posible construir edificios de los que son para viviendas particulares. Además, el tamaño del lote, su ubicación, la cercanía a avenidas o comercios, entre otros factores, también modifican el valor final del metro cuadrado y, por eso, dentro de un mismo barrio, el precio de la tierra puede variar hasta en 100 pesos.

Para las inmobiliarias y desarrollistas locales, las zonas adyacentes al río Suquía, la ruta 20, el corredor de la ruta E-53 y las zonas oeste y sur de la ciudad son las que prometen un mayor avance en cuanto a valores y emprendimientos.

En tanto, barrios como Nueva Córdoba, General Paz, Cofico y Alta Córdoba siguen siendo las zonas por excelencia para la construcción de edificios de departamentos, con precios que, de acuerdo con la incidencia en el metro cuadrado de construcción (la cantidad de pisos posibles de edificar), van desde 130 a 250 dólares por metro.

Asimismo, el desarrollo de barrios cerrados y countries en el sur de la ciudad dio un impulso a los costos de los terrenos en esa zona, cuyos metros cuadrados valen entre 280 y 950 pesos.

En otros barrios cerrados tradicionales, como Valle Escondido o Lomas de la Carolina, los terrenos se cotizan entre 220 y 350 pesos el metro cuadrado, mientras que en la misma zona, en Las Delicias, parten de 450 a 490 pesos.

Menos demanda. Luego de tres años de suba ininterrumpida, en los últimos 12 meses los precios se han mantenido estables por la merma en la demanda. "La venta de lotes sufrió la misma suerte que el resto de los productos del sector inmobiliario: estamos 40 ó 50 por ciento abajo respecto del año pasado", dijo Fernando Testa, titular de la inmobiliaria JB Srur.

"El inversor de lotes es una figura que prácticamente ha desaparecido", agregó, al tiempo que reconoció que "el comprador de hoy es quien está por hacer su casa y, como el crédito es muy limitado, no genera grandes movimientos".

La visión de su colega Martín Dahan, de la inmobiliaria Juan A. Meade, es un poco más optimista. "Los terrenos de mucho valor, que prácticamente estaban paralizados, después de las elecciones se han empezado a mover", sostuvo. "Tenemos reservas realizadas para grandes emprendimientos, en especial en Nueva Córdoba", añadió, aunque admitió que "las ventas no son un boom ni mucho menos".

"Lo que sí se vende igual que antes, pero no en cantidad, son los terrenos para casas en los countries –señala–, porque la gente con dinero no depende de un crédito y por otro lado, quiere el resguardo". "La crisis no afectó esa decisión", finaliza.

Por su parte, Juan Carlos López, flamante titular de la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba y de la inmobiliaria Terra, de Alta Córdoba, explica que, a la hora de vender, "ahora se escuchan todas las ofertas, cosa que a principios del año pasado no sucedía".

Los posibles compradores están a la espera de un reacomodamiento hacia abajo de los precios de la tierra, algo que no sucedió y los operadores inmobiliarios aseguran que tampoco ocurrirá en el futuro. "Está muy difícil cerrar un negocio porque la gente espera precios más bajos que no hay", Dahan.

Menos ventas

50% cayó la demanda de terrenos en algunas inmobiliarias de Córdoba con relación al año pasado.

Para determinar el valor

Los valores reflejados en el mapa son una referencia de promedios. Sin embargo, hay que considerar la potencialidad de utilización del espacio aéreo (normativa vigente en la zona), la ubicación de la parcela, la cercanía a avenidas, arterias principales, comercios, esquinas y entorno, entre otros elementos, para fijar precio. Terrenos iguales, sin diferencia en sus características, pueden tener valores distintos dependiendo del tratamiento de la normativa. La valuación también difiere entre pequeñas y grandes superficies.

Comentá la nota