Freno de Chávez en su presión contra la prensa

Por Fernando Gonzalez

Es importante el fenómeno político que la presión internacional acaba de producir en Venezuela. Hugo Chávez, el polémico presidente al que le gusta definir como "revolucionario" a su gobierno, se vio obligado a anunciar la detención de la activista Lina Ron, quien el lunes había atacado con dos bombas lacrimógenas la sede del canal de noticias Globovisión.

"La compañera Lina Ron le hace daño a la revolución; el acto anárquico contra una planta de televisión contrarrevolucionaria le da armas al enemigo para que más me ataquen a mí, el tirano...", señaló Chávez en un discurso transmitido obligatoriamente en cadena nacional, y utilizando un clásico de los gobiernos autoritarios: criticar a una aliada política con argumentos que rozan el elogio.

Pese al freno chavista, el cierre de 34 radios y la asfixia creciente sobre la prensa despertaron la preocupación de muchos países, sobre todo en la región. Es un dato que debería evaluar con especial atención Cristina Kirchner, quien la semana que viene visitará Caracas, en otra de las citas trimestrales que acordó mantener con Chávez.

No le faltan problemas locales a la Presidenta como para cargar en su mochila parte del rechazo que concitan las intimidaciones de Chávez hacia los medios de comunicación.

Comentá la nota