Frenaron un intento de fuga masiva

La jornada la protagonizaron unos diez presos que se negaban a ser trasladados hacia Río Grande. Se amotinaron, quisieron incendiar el lugar para fugarse, pero la Policía logró controlar la situación.
Unos diez privados de libertad con condenas firmes, alojados en la Alcaidía de Ushuaia, encabezaron anoche un motín en la unidad de detención, y en la confusión reinante intentaron incendiar el edificio para darse a la fuga en forma masiva.

Así trascendió de fuentes policiales. El hecho se generó en la parte superior de la Jefatura de la Policía de la provincia, donde funciona la alcaidía capitalina.

Todo comenzó cuando dentro de uno de los pabellones se informó que varios de quienes se encuentran allí alojados iban a ser trasladados, lo que originó el reclamo y dio inicio a los disturbios.

En medio de la protesta, los reos comenzaron a golpear contra una de las paredes con elementos contundentes tratando de provocar un boquete para escaparse mientras un grupo cubría las rejas con los colchones para evitar el ingreso del personal carcelario, a esto se le sumó el intento por comenzar un incendio, según se supo.

La situación comenzó a descontrolarse, por lo que las autoridades convocaron al grupo anti motín, quienes lograron ingresar al lugar por la fuerza, derribando la barricada y reduciendo a los presos amotinados.

Al cierre de esta edición, aún continuaban trasladando detenidos al hospital para el control de rigor y de allí, con la orden judicial correspondiente, como la emanada para su traslado, se decidía la suerte de cada uno de los internos.

Comentá la nota