Frei viaja a Mendoza en busca de votos

Mañana se reúne con chilenos residentes
SANTIAGO, Chile.- Era un recurso esperado, lógico, acaso obligado. El candidato oficialista Eduardo Frei anunció que viajará mañana a Mendoza para reunirse con la comunidad chilena residente en la provincia argentina e instarla a que se traslade a Chile para votar en las elecciones presidenciales del 13 de diciembre.

El número de chilenos en Mendoza es de 40.825, según las cifras oficiales de la Dirección de Chilenos en el Exterior, dependiente de la Cancillería.

Frei, quien será acompañado por una comitiva presidida por el también ex mandatario Ricardo Lagos, dará a conocer la inclusión del derecho de voto garantizado para los chilenos que residen en el exterior.

"Impulsaremos el voto de los chilenos en el extranjero buscando los acuerdos necesarios para que de una vez por todas terminemos con este anacronismo", explicitó el senador democratacristiano, en referencia a sus planes de reactivar el proyecto de ley que actualmente se encuentra trabado en el Senado por la oposición.

El proyecto ha sido históricamente resistido por la derecha, recelosa de que el voto de los casi 900.000 chilenos repartidos por el mundo se asocie mayoritariamente con posiciones de izquierda.

El plan de "invitación" a votar a los chilenos residentes en la Argentina -211.000, según estadísticas oficiales- no es algo nuevo. La medida tiene sus antecedentes en la llamada "operación Argentina", realizada por la Concertación en 1999 tras la reñida elección presidencial entre Lagos y el derechista Joaquín Lavín, la primera vez que hubo un ballottage tras el retorno a la democracia, en 1990.

En aquella ocasión, congresistas del oficialismo se reunieron con el ex presidente Raúl Alfonsín y el embajador de Chile ante la ONU, Heraldo Muñoz, entonces colaborador de Lagos, para coordinar el traslado de 15.000 compatriotas desde Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Río Gallegos hasta sus sedes de votación en Chile.

En aquella ocasión, Lagos se impuso por apenas 31.000 votos en primera vuelta y poco menos de 200.000 en el ballottage, lo que dejó en claro la importancia electoral de este grupo.

Según fuentes del comando de Frei, la idea fue comentada anteanoche durante la cena de gala ofrecida por la presidenta Michelle Bachelet a Cristina Kirchner en el Palacio de La Moneda, a la cual asistieron Frei y el gobernador de Mendoza, Celso Jaque.

Frei vio esta semana cómo se reactivaban sus opciones tras el sondeo de la Universidad Diego Portales, que dio cuenta de una fuerte caída de Piñera y las aún intactas posibilidades del candidato de la Concertación para imponerse a su principal escollo, el diputado Marco Enríquez-Ominami, su rival directo por el paso al ballottage del 10 de enero.

De acceder a la segunda vuelta, el ex mandatario apelará con toda seguridad al pacto que la Concertación mantiene con la extrema izquierda -que tiene poco más de un 4% de intención de voto, según las encuestas- y a una eventual negociación con el legislador independiente, pese a que éste ha cerrado toda opción de entendimiento con la Concertación.

Comentá la nota