Frei llamó a redoblar los esfuerzos

"Queremos que todos los chilenos, especialmente aquellos con ideas progresistas y democráticas, se sientan parte de este esfuerzo", dijo en un acto el candidato oficialista haciendo un guiño a los votantes de Enríquez-Ominami y Arrate.
No hay tregua ni descanso en el comando del candidato presidencial de la Concertación, Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Y no es para menos, el pobre resultado de las elecciones del pasado domingo, rascando el 30 por ciento, lo ubicó 15 puntos por debajo del candidato de la derecha, Sebastián Piñera (44 por ciento). Esto, en concreto, significa que deberá convencer, de aquí al 17 de enero, a más de un millón doscientos mil votantes si quiere extender la hegemonía del conglomerado de centroizquierda por cuatro años más.

La tarea no es fácil. Por eso ayer Frei se reunió con los parlamentarios electos de la Concertación y los llamó a trabajar unidos para derrotar a la derecha. "Queremos hablar de alegría y de futuro, esa va a ser nuestra campaña en los próximos 30 días. Se acabaron las lamentaciones, aquí estamos para ganar, con coraje y decisión", fue la arenga del candidato, quien pidió a diputados y senadores del oficialismo salir a la calle para recuperar el voto perdido y susceptible de volver a la Concertación.

"Queremos que todos los chilenos, especialmente aquellos con ideas progresistas y democráticas, se sientan parte de este esfuerzo", añadió Frei en un claro guiño al 26 por ciento de las preferencias que lograron juntos el independiente Marco Enríquez-Ominami y el izquierdista Jorge Arrate, en primera vuelta.

Y como ha sido la tónica del abanderado oficialista, su discurso apuntó también a dejar en claro que él es el llamado a relevar la posta de la presidenta Michelle Bachelet, quien exhibe el más alto porcentaje de apoyo ciudadano en la región. "Vamos a mejorar la educación, la salud, queremos dignificar la política y continuar la obra de la presidenta Bachelet y de todos los gobiernos de la Concertación", aseguró.

La cita se desarrolló en el ex Congreso nacional, en pleno centro de Santiago, lugar desde donde los legisladores se fueron caminando un par de cuadras para juntarse más tarde con Bachelet, cita que incluyó a los tres diputados comunistas que el pasado fin de semana lograron llegar al Congreso. Estuvieron presentes también dos de las mujeres fuertes del comando: la generalísima Carolina Tohá y la ex ministra de Planificación Laura Albornoz, junto al ex asesor directo de Bachelet y renunciado jefe comunicacional de La Moneda, Juan Carvajal. Hubo nuevas incorporaciones al comando de Frei, como Ricardo Lagos Weber, hijo del ex presidente y electo senador en Valparaíso.

Toda la jornada se desarrolló con rumores y trascendidos de nuevas renuncias en el gabinete de Bachelet –como la ex ministra secretaria general de Gobierno Carolina Tohá del lunes– para incorporarse al comando de Frei y con la creciente presión política y ciudadana (vía cadenas de e-mails, Twitters y Facebook) planeando sobre los presidentes de los cuatro partidos de la coalición (Democracia Cristiana, Partido Socialista, Partido Radical y Partido Por la Democracia) para que renuncien a sus cargos. Esto luego de que Marco Enríquez-Ominami pusiera en su momento, como una de las condiciones para conversar, la renovación total de la plana mayor de los conglomerados de centroizquierda.

En ese escenario, la nueva jefa de campaña de Eduardo Frei, la ex ministra Carolina Tohá, habló fuerte y advirtió que no tolerará que luchas internas de los partidos traben el trabajo de la candidatura. "No voy a decir lo que tienen que hacer los partidos, pero hay una cosa que me parece esencial. No vamos a permitir que en este mes la energía se concentre en disputas internas políticas. Lo que la gente quiere ver es que trabajemos con ellos, que tengamos un mensaje a la ciudadanía y que no usemos la campaña para rencillas internas de los partidos."

Horas entes, el senador electo de la DC, Ignacio Walter, sostuvo que Frei no tiene que "izquierdizarse" para ganar el ballottage.

"Las fuerzas de (Jorge) Arrate y (Marco) Enríquez-Ominami, con las que hay que conversar, tienen que elegir entre la derecha de Sebastián Piñera –con todo lo que eso significa en materia económico-social– y una alternativa progresista que es la Concertación, que es Frei, que es su programa y por el cual nos vamos a jugar de aquí al 17 de enero", dijo a radios locales. "No debe izquierdizarse, menos ahora, para regalarle el centro a Sebastián Piñera, eso sería un acto suicida", añadió.

Dijo además que "Frei no tiene que reinventarse. Nuestra motivación no puede ser detener a la derecha, impedir que la derecha gobierne. Nuestra motivación tiene que ser que tenemos las mejores ideas, que tenemos un proyecto de futuro, que somos capaces de entusiasmar a los jóvenes, con una propuesta positiva, con fuerza y convicción, pero sin titubear, sin izquierdizarse", reiteró.

Eduardo Frei participará hoy en un encuentro masivo en el court central del Estadio Nacional, iniciando la nueva campaña política. El jueves, el candidato se desplegará en las comunas de la Región Metropolitana, y el fin de semana ya estará recorriendo Chile con los parlamentarios para transmitir nuevamente las propuestas de su eventual gobierno y captar los votos necesarios para ganar las elecciones del 17 de enero.

Desde la otra vereda, el comando de Sebastián Piñera presentó ayer tres caras nuevas para contrarrestar el efecto Tohá en la campaña electoral. Se trata de las RN (Renovación Nacional) Karla Rubilar y Marcela Sabat, junto a la UDI Mónica Zalaquett, todas electas en los comicios del domingo.

Comentá la nota