Frei es el hombre contra la derecha

El demócrata cristiano Eduardo Frei se proclamó presidenciable del oficialismo que enfrentará al multimillonario Sebastián Piñera en diciembre. "Nuestra candidatura nace de la base popular, no se define ni entre cuatro paredes ni en un hotel", dijo el ganador.
Los representantes de los cuatro partidos políticos de la Concertación, que ayer dieron vida a las elecciones primarias para definir el candidato único de esta coalición a La Moneda se levantaron con dos preocupaciones fundamentales: la primera, palpar in situ si las dos cartas oficialistas –el senador y ex presidente (1994-2000) demócrata cristiano, Eduardo Frei y el también senador, el radical, José Antonio Gómez– lograban movilizar a la ciudadanía llamada a votar en las regiones de O’Higgins y El Maule (VI y VII), lejos de Santiago. Y, la más importante aún, definir de una buena vez el nombre de quién competirá con el derechista multimillonario Sebastián Piñera, en los comicios presidenciales de diciembre. Para ello, el conteo final debía separar a ambos contrincantes por lo menos 20 puntos.

Tras varias horas de tensa calma, pasadas las 21.30 de la noche (una hora menos que en Argentina), Eduardo Frei acabó con el misterio. Sin esperar el conteo oficial, el ex mandatario se declaró ganador y, por ende, el candidato único de la Concertación que reúne a la Democracia Cristiana (DC), el Partido Socialista (PS), el Partido por la Democracia (PPD) y el Partido Radical Social Demócrata (PRSD). Obviamente, sus primeros dardos apuntaron a la oposición. "Quiero agradecer a la gente. Aquí más de 63 comunas de este país han tomado una opción. Los candidatos de nuestra coalición los eligen los candidatos en primarias y nuestra candidatura nace de la base popular, no se define ni entre cuatro paredes ni en un hotel del barrio alto de Santiago, se define en las comunas, donde la gente da la opinión", dijo un emocionado Frei.

Y sus críticas no pararon ahí. "Hice un llamado para ganar esta elección, pero por sobre todo para ganarle a la derecha en diciembre. Aquí ganó la gente y perdió la derecha." Ya con los votos oficiales en la mano, donde logró el 64 por ciento de las preferencias, versus el 35 por ciento de su contrincante, Frei llamó a su adversario a trabajar unidos. "Queremos decirles a los radicales que se incorporen a esta candidatura", sostuvo.

Junto a ello, el ahora candidato único aprovechó de sacar dividendos del buen momento que pasa la presidenta Michelle Bachelet y aseguró que "vamos a continuar con todas las políticas sociales de la presidenta. Para qué necesitamos un cambio, tienen el poder económico (la derecha), el poder de los medios y ahora quieren el poder político, para qué quieren cambios", se preguntó Frei. Con los gritos de sus adherentes de fondo, el DC asumió en vivo para todo el país el desafío. "Estoy consciente de la responsabilidad y no los voy a defraudar. Con esa misma fuerza, hoy día iniciamos la marcha para construir el país del bicentenario y la marcha de la patria nueva", remató.

Acto seguido, el derrotado también hizo su llamado. "La Concertación es una sola, nos comprometimos a discutir ideas, a movilizarnos, lo hemos logrado, hemos hecho una gran campaña y demuestra la fortaleza de esta Concertación. Cumpliremos la palabra empeñada y eso significa agradecerles a los miles de chilenos de estas regiones, y hay que entender que acá hay un camino que no se debe dejar de escuchar. Como corresponde a un partido centenario, el Partido Radical aclama al candidato único: Frei."

En total, 43.942 personas participaron del proceso interno de la Concertación, cifra bastante baja considerando que se mandaron a imprimir 300 mil papeletas y en el oficialismo consideraban una convocatoria de al menos 90 mil sufragantes.

Comentá la nota