La frazada, corta para todos

El intendente aclaró que "sólo si se sanciona una norma similar" a nivel nacional podría diferir los vencimientos tributarios locales como reclamaron los empresarios y el bloque radical en el Concejo ya que la demanda social y en salud se incrementó.
El intendente Miguel Lifschitz desestimó ayer el pedido de la Asociación Empresaria y del bloque radical en el Concejo tendiente a declarar la emergencia económica y diferir el pago de tasas para atenuar el impacto de la crisis por el avance de la gripe A. "Si no hay una medida en ese sentido a nivel nacional es imposible para un municipio no cobrar sus tributos en momentos en que la demanda social y de salud ha aumentado tanto", justificó el jefe comunal. Lifschitz fue más allá al señalar que postergar el vencimiento del Derecho de Registro e Inspección (DReI) implicaría un fuerte golpe a las finanzas locales y en cambio, para los empresarios "pagarlo no tiene tanto impacto". Al mismo tiempo el titular del Palacio de los Leones rescató la convocatoria al diálogo político formulado por la Presidenta pero reclamó discutir sobre asuntos clave de la coyuntura como la distribución de los subsidios al transporte. En ese sentido, organizó para hoy una reunión con otros alcaldes para gestionar un reparto más equitativo de los recursos.

Lifschitz reiteró ayer que el impacto económico de la Influenza será significativo tanto para el sector público como para los privados en la ciudad. En ese marco descartó postergar los vencimientos tributarios municipales como solicitaron la Asociación Empresaria y el edil radical Jorge Boasso. "Estamos en un momento delicado, con fuerte incremento de la demanda en salud y promoción social. Si no hay una norma similar que surja a nivel nacional no podemos dejar de cobrar las tasas en los plazos previstos", dijo el intendente en diálogo con LT8.

De inmediato el jefe comunal resaltó que de acuerdo a los informes que le acercaron los funcionarios de la Secretaría de Salud las consultas por gripe A se redujeron en los últimos días. "Todavía no estamos en condiciones de proyectar con precisión cómo seguirá el panorama porque se trata de un virus novedoso, desconocido en su comportamiento. Pero los datos que manejamos muestran una disminución en la cantidad de personas que está acudiendo a los hospitales", destacó.

Consultado sobre la convocatoria al diálogo formulado por Cristina Fernández de Kirchner, el intendente lo celebró aunque marcó sus dudas en torno a la pertinencia de focalizarlo inicialmente en modificar el sistema electoral. "Siempre es bueno que haya diálogo y concertación entre los distintos sectores políticos, económicos y sociales. El tema de las internas abiertas es importante, tal vez no el prioritario para la gran mayoría de los ciudadanos", se diferenció Lifschitz, tras lo cual se mostró partidario de abordar en lo inmediato las cuestiones más relevantes para los gobiernos locales.

Al respecto, el titular del Palacio de los Leones organizó para hoy en Buenos Aires un encuentro con otros intendentes de ciudades importantes de todo el país para volver a reclamarle a la Nación mayor equidad en el reparto de subsidios al transporte. "La realidad es que hace tiempo que nos vienen perjudicando en detrimento de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano. La semana pasada hubo cambio de autoridades en la Secretaría de Transporte y tenemos la sospecha que puede profundizarse esa tendencia. Por eso vamos a volver a gestionar los recursos que la ciudad merece, por todo lo que aporta", anticipó.

Finalmente, cuando se lo consultó a Lifschitz sobre el pedido de renuncia al presidente del Ente de Transporte, Sebastián Bonet por presuntas irregularidades en el manejo de las líneas que pertenecieron a la firma Las Delicias, el jefe comunal sostuvo: "Son denuncias de un concejal (Osvaldo Miatello) que está en campaña y evidentemente quiere conseguir un voto más, pero no hay nada irregular".

Comentá la nota