Fraude con subsidios: cuatro senadores a juicio oral

Pasaron siete años del recordado fraude con la fundación fantasma, hasta que ayer, el Tribunal Oral en lo Criminal V de La Plata dispuso la radicación de la causa que tiene como imputados a cuatro ex senadores y tres ex empleados de la Legislatura bonaerense, por una estafa con subsidios a entidades de bien público.
En los pasillos de tribunales trascendió que los jueces del TOC V Horacio Nardo, Isabel Martiarena y Carmen Palacios Arias comenzaron a preparar el debate oral que tendrá en el banquillo a los acusados Víctor Weckesser, Marta Cámara y Daniel Montes, empleados del bloque de senadores radicales y además presidente, tesorera y secretario, respectivamente, del Centro de Estudios Políticos y Sociales Río de La Plata.

Según datos del expediente, esa entidad, con sede en Punta Lara, habría recibido subsidios irregulares, con el aval de los por entonces legisladores radicales Juan Carlos Stavale, Gustavo Marelli, Carlos Pérez Grecia y Ana María Posadas.

Con la radicación de la causa, el TOC V estaría en condición de fijar fecha para el inicio del juicio oral. Los ex empleados están imputados por el delito de malversación de caudales públicos, al considerarse que tenían a su cargo la administración de la fundación.

Y los ex senadores están sindicados por defraudación a la administración pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La Fiscalía de Delitos Complejos determinó en la instrucción que los legisladores fueron quienes otorgaron “indebidamente” los subsidios. También dijeron que entre marzo de 2000 y junio de 2001, los imputados Weckesser, Montes y Cámara (integrantes de la entidad de Punta Lara), “aprovecharon su condición de empleados de la Legislatura”, con la presunta “participación de los senadores del bloque UCR”.

Marelli y Stavale están también investigados en una causa por presuntas maniobras similares con subsidios a carenciados. Los jueces ayer notificaron a los abogados defensores Carlos Irisarri, Eduardo Gutiérrez y Darío Saldaño.

Comentá la nota