Fraticelli pidió la destitución de dos jueces y de Bassó

El ex juez de Rufino, cuya condena por haber asesinado a su hija Natalia fue declarada nula, planteó el juicio político contra el procurador de la Corte y un jury de enjuiciamiento contra dos magistrados que intervinieron en el proceso.
El ex juez de Rufino Carlos Fraticelli presentó hoy un pedido de juicio político contra el procurador de la Corte, Agustín Bassó, y también planteó un jury de enjuiciamiento contra dos magistrados que intervinieron en el proceso que lo condenó por la muerte de su hija Natalia.

Fraticelli fue condenado a prisión perpetua y junto a su ex esposa, Graciela Diesser, estuvo seis años detenido. Luego, la Corte ordenó un nuevo fallo y el viernes 20 de noviembre, un tribunal de Venado Tuerto -integrado por conjueces- absolvió a ambos.

Después de eso, el magistrado no tardó en formular declaraciones incendiarias contra miembros del Poder Judicial e incluso del sector político, dando pie a una polémica en la que intervino el propio gobernador Hermes Binner, cuando consideró que por esta causa debían renunciar los ministros de la Corte.

Ahora, con su abogado Carlos Edwards, Fraticelli concurrió esta mañana a los tribunales santafesinos para pedir la destitución de dos magistrados, a los que no identificó en las declaraciones formuladas a la salida, para evitar la sanción prevista por el el art. 18 de la ley 7050.

No obstante, trascendió que se trata del juez de Sentencia de Melincué, Fernando Vidal, que fue quien condenó en primera instancia a Fraticelli. El otro es para Gustavo García Méndez, el único integrante de la Cámara Penal de Venado Tuerto que confirmó primero el procesamiento y luego la sentencia por aquel delito. Ambos jueces fueron duramente cuestionados por Fraticelli luego de que se conociera la anulación de su condena. En este caso, se limitó a hablar de "anomalías" en el proceso, centradas especialmente en la autopsia realizada sobre el cuerpo de su hija.

El pedido de juicio político, que inmediatamente después Fraticelli presentó en la Legislatura santafesina, se centra en la figura del Procurador General de la Corte, Agustín Bassó, quien luego del cuestionado trámite de la causa ordenó ahora objetar la constitucionalidad del fallo que absolvió al ex magistrado y su ex esposa, Graciela Diesser.

Animosidad

Para el ex juez de Rufino, "hay una animosidad manifiesta hacia mi persona, porque dio instrucciones al fiscal de Cámara para que presente un recurso de inconstitucionalidad contra el fallo que me declara inocente. Creo que no hay precedentes de un caso así".

Fraticelli consideró que la intención de Bassó es que "se declare nulo el juicio, para que yo sea condenado nuevamente, pero no se me puede someter a una múltiple persecución penal". Y consideró que "la animosidad se debe a que probablemente no quiera reconocer la equivocación en que incurrió la Corte".

La defensa de Fraticelli dijo haber hallado siete causales de destitución para Bassó, entre ellas la edad del Procurador para ejercer el cargo y el cuestionamiento de que existe "parcialidad" en la persecución de causas penales de su parte.

Hace 15 días la Cámara Penal de Venado Tuerto absolvió al ex juez de Rufino y su ex esposa del cargo de homicidio de su hija Natalia, quien murió el 20 de mayo de 2000, en un fallo en el que dos conjueces consideraron que la chica se suicidó -hipótesis a la que se aferró Fraticelli en sus declaraciones de esta mañana-, mientras que otros dos lo favorecieron por el beneficio de la duda. El quinto conjuez se abstuvo al estar resuelta la votación. Fraticelli estuvo detenido 4 años y 9 meses en la alcaidía de Melincué. En tanto, Graciela Diesser estuvo detenida 5 años y 3 meses también en Melincué.

Apenas fue absuelto, el ex magistrado penal rufinense remarcó que existía una "relación oscura" entre personal judicial que actuó en su contra durante el trámite condenatorio y la cúpula policial del departamento General López. Mencionó en especial a Fernando Vidal, el juez de Sentencia que le impuso prisión perpetua, y Gustavo García Méndez, uno de los camaristas que avaló aquella pena.

Comentá la nota