Fraticelli pide destituciones

El ex juez de Rufino Carlos Fraticelli presentó ayer un pedido de juicio político contra el procurador de la Corte Suprema de Justicia santafesina, Agustín Bassó, quien ordenó a la fiscalía presentar un recurso de inconstitucionalidad al fallo que absolvió al padre de Natalia y su ex mujer, Graciela Diesser. Para Fraticelli, que
Para Fraticelli, que también planteó un jury de enjuiciamiento contra dos magistrados que intervinieron en el proceso que lo condenó por la muerte de su hija, "hay una animosidad manifiesta hacia mi persona (de parte de Bassó). Creo que no hay precedentes de un caso así".

Junto a su abogado Carlos Edwards, Fraticelli concurrió ayer a los tribunales santafesinos para pedir la destitución de dos magistrados, a los que no identificó en las declaraciones formuladas a la salida, para evitar la sanción prevista por el artículo 18 de la ley 7050.

No obstante, según publicó el diario El Litoral, se trataría del juez de Sentencia de Melincué, Fernando Vidal, quien condenó en primera instancia a Fraticelli. El otro es para Gustavo García Méndez, el único integrante de la Cámara Penal de Venado Tuerto que confirmó primero el procesamiento y luego la sentencia por aquel delito.

El pedido de juicio político, que inmediatamente después Fraticelli presentó en la Legislatura santafesina, se centra en la figura del Procurador General de la Corte, Agustín Bassó, quien luego del cuestionado trámite de la causa ordenó objetar la constitucionalidad del fallo que absolvió al ex magistrado y su ex esposa, Graciela Diesser.

Para Fraticelli, "hay una animosidad manifiesta hacia mi persona (de parte de Bassó) porque dio instrucciones al fiscal de Cámara para que presente un recurso de inconstitucionalidad contra el fallo que me declara inocente. Creo que no hay precedentes de un caso así".

Fraticelli consideró que la intención de Bassó es que "se declare nulo el juicio, para que yo sea condenado nuevamente, pero no se me puede someter a una múltiple persecución penal". Y consideró que "la animosidad se debe a que probablemente no quiera reconocer la equivocación en que incurrió la Corte".

Comentá la nota