Frases bastante célebres

Por: Norberto Firpo.

A estas alturas, cabe suponer que la idea de publicar entrevistas con intelectuales -un reportaje por semana, los miércoles- contribuye a que este diario siga siendo una tribuna de doctrina.

Y no sólo eso: observadas a vuelo de pájaro, tales entrevistas procuran echar luz sobre el ensombrecido paisaje que ofrece hoy el país, con su cúmulo de las incertidumbres y bellaquerías. Hay que decirlo, si la sección resulta atractiva es porque los intelectuales hasta ahora convocados, a cual más ajeno al divague y al floripondio, han opinado sin pelos en la lengua sobre la actual circunstancia nacional y popular.

Desde que LA NACION inició esta serie, los batifondos de criolla prosapia dieron inspiración a frases muy punzantes, luego rescatadas de la charla para que sirvieran de título (en la tapa del diario). Y, cosa curiosa, basta enhebrar algunos de esos títulos, tal como fueron editados, para compaginar la ilusión de que se complementan, como si enhebraran jugoso diálogo. Vean si no.

"Sistemas políticos como el de la Argentina alientan la corrupción" (Susan Rose-Ackerman, norteamericana, catedrática de la Universidad de Yale); "En la Argentina, la democracia no se ejerce limpiamente" (Gabriel Elorriaga, español, diputado); "El país no tiene modales democráticos" (José Miguel Onaindia, abogado, experto en legislación cultural); "No debería haber más reelecciones" (Marita Carballo, socióloga); "La Argentina todavía no tiene muy claro qué país quiere ser" (Günther Maihold, diplomático alemán); "Cristina es ambigua y contradictoria en cuestiones de género" (Dora Barrancos, socióloga e historiadora); "Somos un país atrapado en modelos obsoletos" (Santiago Kovadloff, filósofo); "La Argentina está necesitando una revolución moral" (Mariano Fazio, sacerdote, presidente de las Universidades Pontificias del Vaticano); "La Argentina se ha caracterizado por idolatrar a los charlatanes" (Mario Bunge, profesor de lógica y metafísica).

Hay más: "Para los gobiernos, no es buen negocio que la gente piense" (Agustín Alezzo, director teatral); "Los políticos tienen mucha más avidez de mandar que de servir" (Esteban Peicovich, poeta y periodista); "Los políticos suelen aferrarse al poder como psicópatas" (Hugo Marietán, psiquiatra); "En la Argentina, los dirigentes políticos son muy cortos de miras" (Miguel Angel Cortés, español, experto en asuntos latinoamericanos); "Hay algo destructivo en los dirigentes políticos argentinos" (Andrés Rascovsky, presidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina); "A veces, a los argentinos les hace falta un cachetazo" (Carlos Fuentes, escritor, mexicano). Y siguen las firmas.

Comentá la nota