La frase que desató la ira kirchnerista

"Ellos creen que me matan; yo que se suicidan", dijo Redrado, y despertó una ola de críticas
El presidente del Banco Central, Martín Redrado, despertó ayer la ira del kirchnerismo, cuando lanzó una sugestiva frase, en relación con la ofensiva oficialista para removerlo del cargo. "Ellos creen que me matan; yo creo que se suicidan", dijo.

Si respondía a la decisión del directorio del banco (con mayoría kirchnerista) de recortarle al máximo sus funciones, en la Casa Rosada lo interpretaron como una alusión directa al matrimonio presidencial.

Por eso, se ordenó una ofensiva mediática para responderle. El primero en aparecer con duras declaraciones hacia Redrado fue el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, que había sido cauto hasta ese momento a la hora de hablar sobre la crisis por el uso de las reservas. "Esas declaraciones son una provocación y un desafío a la autoridad presidencial", sostuvo, en declaraciones difundidas en un comunicado oficial.

Redrado había hablado con la prensa al salir de su casa. Y por primera vez en los diez días que lleva la crisis hizo allí declaraciones que salían de la formalidad. "Soy más duro de lo que parece", enfatizó.

Antes había usado la frase que desataría la polémica, que no fue precisamente una invención personal. Es un aforismo del escritor Antonio Porchia y la hizo famosa el periodista Bernardo Neustadt, que la usó en 1976 cuando la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón prohibió su programa "Tiempo Nuevo".

A la rápida reacción de Scioli, le siguió el ministro de Salud, Juan Manzur, un funcionario que no suele integrar el equipo de voceros políticos del Gobierno. Pero resulta que ayer, a partir del viaje de la presidenta Cristina Kirchner a El Calafate, los principales funcionarios del Gabinete optaron por tomarse un fin de semana largo de descanso.

"Hubo una decisión política de la Presidenta de la Nación de desplazar a un funcionario y se ha resuelto esta situación que no corresponde, lo que instamos como funcionarios nacionales es que el señor Martín Redrado dé un paso al costado", dijo Manzur.

Poco después, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, afirmó que Redrado es un "muerto que camina" porque el "poder" de la entidad "está en otro lado".

Y añadió: "Redrado en el Central es una bomba de tiempo para el país. Es vital quitarle capacidad de daño hasta que su despido se confirme por la Justicia. Creo que por estas horas todos están entendiendo eso".

A última hora, el ministro de Economía, Amado Boudou, se sumó al coro de críticas a Redrado, a quien quitó méritos en la estrategia legal que levantó el embargo de fondos del Banco Central en Nueva York.

Blejer quedó "bajo un paraguas"

* El ministro Amado Boudou dijo ayer que se reunió con Mario Blejer, su candidato a suceder a Martín Redrado al frente del BCRA, "el día siguiente de su regreso a la Argentina". Ese día acordaron "dejar todo bajo un paraguas y no volver a hablar de la cuestión hasta que esta situación se resuelva", confesó.

Comentá la nota