Franquicias cordobesas van en busca de los mercados centroamericanos

Ese concepto de negocios tendrá un espacio en la misión que la provincia realizará a Panamá y Costa Rica. La gastronomía cuenta con más chances para pasar las fronteras
Organizada por la Agencia Pro Córdoba y la Cámara de Comercio Exterior de la Provincia, entre el 20 y 25 de este mes se llevará a cabo una misión comercial a Panamá y Costa Rica, con la finalidad de mantener contactos para incentivar la venta de productos a esos países.

Uno de los aspectos que llamó la atención es que dentro de los rubros incluidos para propiciar el intercambio se encuentran las franquicias.

Sabido es la gran evolución que éstas tuvieron en los últimos años -en esta ciudad podemos decir que se dio un verdadero boom-, pero el hecho de que ese concepto de negocios traspase las fronteras supone un cambio cualitativo.

Por ese motivo PUNTAL VILLA MARIA dialogó con el contador Pablo Pascolo, socio de la empresa Centro Franchasing, encargada de encauzar los encuentros de empresarios locales con sus pares de esos países centroamericanos.

"Vamos a participar de esta misión llevando varias franquicias cordobesas; es como que armamos un apéndice particular de franquicias dentro de una misión comercial que es para varios rubros. Nuestro objetivo es presentar los distintos conceptos de negocios de franquicias de Córdoba que estén con alguna posibilidad de llegar a estos países de Centroamérica", comenzó indicando el profesional.

Sobre la forma es que se arman esos encuentros, señaló que "se presenta toda la información y el material en las agregadurías comerciales de las embajadas y se mantienen reuniones con distintas entidades, que pueden ser desde shoppings y cámaras de comercio hasta inversores particulares que por ahí se motivan con algún concepto de negocio desarrollado desde acá y que puede funcionar en esos países. Hay que tener en cuenta que tanto Panamá como Costa Rica están muy influenciados por conceptos de negocios que bajan de México y Estados Unidos, por lo que en cuanto a franquicias están mucho más desarrollados que nosotros".

En lo referente a tipos de negocios que se pondrán a consideración, destacó que en este caso particular hay algunos rubros que son "más permeables", entre ellos la gastronomía, el entretenimiento y algunos productos de tipo artesanal, relacionados a la decoración.

"Entre las marcas confirmadas están Johnny B. Good, Junior B y Mega Döner, del rubro gastronomía; hay una empresa de distribución de sanitarios que busca desarrollar allá una franquicia maestra; también productos de corte artesanal, como artículos de talabartería y ropa de cuero; una marca que se llama Divas y Divinas, dedicada al negocio de decoración e indumentaria para niñas, entre otras. Y después tenemos algunas que todavía no han confirmado su participación pero que casi seguro van y que tienen que ver con la gastronomía y la confección de indumentaria", sostuvo.

- ¿Por qué interesa ese tipo de rubros?

- Hay un desarrollo turístico muy importante, sobre todo en Panamá, que en estos últimos años desarrolló toda la costa; y ese turismo internacional es el que busca alternativas en gastronomía. Han bajado muchas de Estados Unidos y México y es como que no quieren tener una total dependencia de esos países. De hecho hay muchas inversiones de argentinos que se están haciendo en Panamá, fundamentalmente en el rubro inmobiliario. Eso ofrece un potencial importante para algunos conceptos de negocios desde acá. Por ejemplo, Johnny B. Good tiene un corte de concepto de negocios muy internacional, con lo cual se va para cualquier territorio.

- ¿Qué capacidades debe tener una empresa para aspirar a internacionalizar su franquicia?

- Lo más importante de todo es tener desarrollado formalmente su sistema de franquicia, porque muchos por ahí dicen que sería bueno llegar con su marca a otro país pero no hicieron el paso previo del desarrollo. Eso es como certificar la norma ISO; hay que hacer un desarrollo previo.

- ¿Y después?

- La otra condición importante es tener claro qué se va a hacer con la marca; la mayoría de las empresas tiene registrada su marca en Argentina, pero para poder llegar a estos países deben registrarla integralmente a donde vaya, o bien a través de quien vaya a ser su franquiciado, generar una sociedad en donde se registre la marca en conjunto. Y además tener paciencia. Hay que ir a sembrar, para que en el futuro se empiecen a generar algunos negocios. Debemos romper con el mito que tenemos los argentinos de querer todo para mañana; esa idea que viajamos y tenemos que volver con negocios cerrados. Esto no es así; hay que empezar a generar los vínculos como para que se produzcan.

- ¿Supone cambios importantes para las empresas locales interactuar con culturas diferentes?

- En algunos casos sí. A veces hay que adecuar la carta -por ejemplo en una empresa gastronómica- a los gustos y costumbres del lugar donde vaya. Pero básicamente lo que se busca muchas veces desde el exterior es el conocimiento y evitar la curva de experiencia que debería seguir. Esto hablando de empresas que no manden productos; en ese caso se está comprando el conocimiento. Cuando se envían productos, lo atractivo es justamente el producto y no la marca, porque evidentemente allá no la conoce nadie.

- ¿Cree que es posible comenzar a generar vínculos con esos países?

- Esta misión, a nosotros nos toma en un momento muy particular, porque por los años que llevamos en esto de Panamá y Costa Rica hemos recibido muchas consultas por franquicias. Para dar una idea, una de las franquicias que va a ir -que no es de Córdoba sino de Buenos Aires- es Café Martínez. Nosotros los representamos en todo el país y ya hay dos negociaciones avanzadas en esos países; ahora vamos a tratar de cerrarlas. Pero primero lo más importante de todo es dejar sentada la base en la agregaduría comercial, como para que a futuro podamos tener un vínculo comunicacional que nos permita empezar a generar negocios; ese es el objetivo inicial.

Comentá la nota