Franco y Mauricio, amigados

Por: Silvia Naishtat

Cuando Franco Macri decidió dar un paso al costado y retirarse de sus empresas, lejos de mejorar la relación con sus cinco hijos fue de mal en peor. El conflicto llegó a tal punto que intervinieron varios estudios de abogados y casi terminan en tribunales, algo por demás inoportuno siendo Mauricio jefe de Gobierno y ahora en campaña.

Fuentes cercanas a la familia dicen que el patriarca estaba indignado por cómo se distribuían ingresos y se manejaban cuentas en Socma, Sideco, las firmas que poseen en Brasil y la sociedad con los chinos para producir el Tiggo, la símil 4x4 que se ensambla en Uruguay. De la constructora Iecsa y de Creaurban, Franco Macri se había retirado en 2007, cuando las transfirió a su sobrino Angelo Calcaterra. El rubro era el pan y la manteca de su holding: aportaba $ 6.000 millones. Pero Socma, que agrupa al auto chino, una explotación agropecuaria en Salta y otros rubros, no es para desdeñar, aunque sea una sombra de lo que era cuando tenía 50 empresas y 32.000 empleados.

La preocupación de Franco Macri consistía en que supuestamente quedaban desprotegidos algunos de sus hijos en beneficio de los otros. Y aunque sus herederos están en el directorio, las compañías se encuentran bajo la batuta de Leonardo Maffioli, que reporta directamente a Mauricio y tiene estrecha relación con Gianfranco, según testigos.

En cambio, Florencia -hoy en España-, Sandra y Mariano se mantienen alejados. El arreglo, a instancias de ambas partes, incluyó un acuerdo en el que se establecen los porcentajes bajo la forma de una sucesión anticipada. La otra novedad es que Maffioli, que por momentos pareció trastabillar, seguirá al frente.

Mientras tanto, Franco atiende en las nuevas oficinas de Juncal al 1300. Cualquiera que pase por allí podrá constatar su decisión de ser el embajador de los negocios de China en América latina. No solo sorprenden los catálogos en chino con su trayectoria como empresario. Por el tamaño, el mobiliario y las pinturas, el lugar supera el despacho del canciller Taiana, por citar uno de los mejores entre los ministros.

Comentá la nota