San Francisco: vuelven a trabajar 28 contratados que echó Llaryora

Lo harán hoy acompañados de sus abogados. Se trata de empleados del municipio que fueron pasados a planta permanente por el ex intendente Hugo Madonna. Esta decisión fue desconocida por el actual jefe comunal.

SAN FRANCISCO - Un grupo de 28 ex contratados municipales que fueron echados por el intendente Martín Llaryora volverán hoy a trabajar en el Estado local.

Beneficiados por una resolución judicial se presentarán hoy acompañados por un oficial de Justicia y sus abogados patrocinantes para prestar servicio en los lugares donde venían desempeñándose hasta que el intendente Martín Llaryora dispuso no renovar sus contratos y desconocer el decreto de pase a planta permanente que había firmado su antecesor Hugo Madonna.

Durante el transcurso de la semana pasada la Cámara en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo rechazó el decreto de insistencia presentado por la Municipalidad de San Francisco ante la admisión de un recurso de amparo presentado por los contratados.

Oficiando de vocera del grupo de personas involucradas en esta compleja trama legal, María Bertea expresó a LA MAÑANA que este conflicto “ha sido un capricho político tanto del intendente saliente como del entrante, en el cual los perjudicados fuimos nosotros y la ciudadanía porque los juicios los van a tener que pagar los vecinos”.

Respecto a las repercusiones que se produjeron tras conocerse el fallo adverso a la actual administración, María Bertea señaló que la resolución de la Cámara “era lo esperado por todos nosotros, especialmente porque se trata de la gente de categoría más baja que dependía de su sueldo para poder subsistir. Esto es muy positivo para todos, nos da la pauta de que es legítimo lo que estamos reclamando”.

La ex contratada apuntó que el asesor letrado Alfonso Cerutti (h) reconoció que “nuestros lugares han sido ocupados por otras personas. Esto demuestra el capricho político que tuvieron. Acá hay dos responsables, no uno sólo”.

De este modo se complica la situación coyuntural del municipio, ya que mientras se resuelve la cuestión de fondo del caso, deberá mantener en sus puestos de trabajo a los beneficiados por la resolución de la Cámara.

El gobierno municipal sostiene el convencimiento de que la reincorporación de los contratados afecta gravemente el orden público, condicionando seriamente el cumplimiento de la obligación primaria del municipio de prestar servicios y afectando las finanzas.

Esta compleja situación fue creada por la derogación del decreto 144/07 que incorporaba a planta permanente a 174 empleados municipales. Este decreto dictado por el anterior jefe comunal, Hugo Madonna, fue derogado por Martín Llaryora con el argumento de que no fue visado por el Tribunal de Cuentas. Además, el actual intendente sostuvo que durante varios meses se liquidaron los salarios de ese personal de acuerdo a su condición de contratados cuando debería haber estado vigente el decreto y que el texto del mismo contradice los fundamentos exigidos por el Pacto de Saneamiento Fiscal suscripto entre el municipio y la Provincia que justifiquen la necesidad de incorporar a ese personal a la planta permanente. Finalmente, se sostiene que es violatorio del Estatuto del personal municipal.

La Cámara dispuso que sólo fueran 28 los involucrados en la resolución, pese a que fueron 86 personas las que acudieron a la Justicia solicitando el recurso de amparo. Según trascendió, se tuvo en cuenta que las beneficiadas por la resolución estaban en el decreto inicial con la categoría 1 del escalafón vigente y que esta situación no fue alterada por los sucesivos decretos emitidos por el ex intendente Madonna, que sí cambiaron la situación del resto.

Comentá la nota