San Francisco: prohibieron los concursos que otorgan prácticas quirúrgicas como premios

La singular medida fue aprobada ayer por el Concejo Deliberante. Sancionarán a los infractores con multas de 2 mil pesos y clausura. La normativa apunta contra el sorteo de implantes mamarios.
SAN FRANCISCO - El Concejo Deliberante aprobó ayer una ordenanza que establece la prohibición de organizar o publicitar cualquier tipo de juego de azar, competencia o concurso que otorgue como premio tratamientos médicos, implantes o prácticas quirúrgicas de cualquier índole. Además, se fija una fuerte sanción a través de una multa y la clausura del local donde se realice este tipo de eventos.

Por otra parte, se incluye en la prohibición a aquellos lugares de diversión que promuevan concursos donde deban realizarse actividades contraproducentes para la salud, como la ingesta de bebidas alcohólicas u otros requisitos análogos.

El proyecto en cuestión fue promovido por el bloque de Unión para el Cambio y fue aprobado por el voto unánime de todos los grupos partidarios representados en el Concejo.

Al tiempo de fundamentar el proyecto, el edil oficialista Luis Angel Nazzi expresó que la idea surgió a partir de los promocionados concursos que regalan operaciones para implantes mamarios, aunque el texto de la normativa aprobada va aún más allá y abarca a todo tipo de premios vinculados con tratamientos que incidan sobre la salud de las personas.

Al fundamentar el pedido de aprobación del proyecto, Nazzi resaltó que se trata de acciones que representan un “manoseo” de la condición humana.

Si bien en la ciudad de San Francisco todavía no se anunció la realización de ningún sorteo con esta modalidad, que se ha puesto de moda en los últimos tiempos en varias provincias del país, el cuerpo legislativo tomó la iniciativa y estableció las limitaciones que aparecen expresadas en la norma legal aprobada.

La ordenanza establece que quien la violentare será pasible de una multa de 2.000 unidades de multa (en este caso la unidad de multa equivale a un peso) y la clausura inmediata del local donde se cometiera la infracción por el término de 30 días.

El Artículo 3º de la legislación aprobada ayer considera como responsables a los propietarios, administradores, encargados de establecimientos, organizadores y auspiciantes, a quienes se los tendrá por solidariamente comprometidos para la aplicación de las sanciones que quedan establecidas a partir de la aprobación de este proyecto.

Vale recordar que la Justicia desestimó recientemente un recurso de amparo presentado por el Ministerio de Salud de la provincia para evitar la realización en la ciudad de Córdoba de un concurso denominado “Bailando por las lolas. Te regalamos las lolas” que llevó a cabo el fin de semana pasado una discoteca ubicada en el centro de la capital provincial.

El argumento para rechazar el amparo fue que el sorteo de cirugías no constituye delito.

También se presentaron sendos proyectos en la Legislatura Unicameral propiciando la limitación de la mercantilización de la salud a través de propuestas como la del sorteo de implantes de siliconas, uno de ellos promovido por el bloque de la Unión Cívica Radical y el otro por parte del Frente Cívico y Social.

Haciéndose eco de las afirmaciones del presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica de Córdoba, Julio Frontera Vaca, el edil justicialista manifestó que se trata de cuestiones que deben estar bajo el control de profesionales de la salud y no libradas al azar en un boliche bailable.

A la vez, el edil calificó a los organizadores de este tipo de eventos como “carentes de códigos de ética y de respeto por los valores humanos”.

Nazzi resaltó: “Las graves consecuencias que puedan derivarse de esas prácticas, censurables desde todo punto de vista, ameritan que las autoridades tomemos las prevenciones que aconsejan las circunstancias”.

Competencia en duda

A partir de la singular aprobación de esta norma de parte de los ediles de San Francisco, se instaló en esta ciudad la duda sobre si el cuerpo legislativo municipal tiene competencia para legislar en la materia, prohibiendo sorteos que en realidad no configuran delito ni contravención alguna.

Más allá que la motivación de los concejales puede ser correcta, no pocos especialistas aseguraronque el cuerpo legislativo se excedió en sus atribuciones.

Por esta razón, no se descarta que en el futuro algún empresario propietario de una discoteca o local bailable presente algún recurso de amparo ante la Justicia, argumentando que se ha violado su derecho a organizaar este tipo de concursos que no implican violanciones a leyes provinciales o nacionales. No obstante, otros aseguran que como San Francisco es una sociedad muy conservadora, estos hipotéticos sorteos nunca se producirán.

Comentá la nota