san francisco Municipio emitirá certificados de crédito fiscal para pagar deudas a acreedores

El intendente Martín Llaryora envió un proyecto al Concejo Deliberante para crear mecanismos que le permitan al municipio afrontar las deudas con sus acreedores. El proyecto se enmarca en la emergencia económica del municipio, por el cual el Ejecutivo solicitó un crédito al Banco Nación.
SAN FRANCISCO - El Concejo Deliberante de San Francisco tratará mañana un proyecto de ordenanza enviado por el Departamento Ejecutivo, mediante el cual se regulará el mecanismo de entrega de certificados de crédito fiscal para los acreedores que tiene el municipio.

El proyecto consiste en la modificación del artículo 13º de la Ordenanza 5681 que estableció la emergencia económica, financiera y administrativa de la Municipalidad de San Francisco.

De este modo los certificados podrán ser utilizados para pagar tasas y contribuciones municipales hasta un porcentaje determinado, y a la vez se permitirá que sean transferibles mediante endoso y que tengan una vigencia de dos años desde su emisión, no devengando ningún tipo de interés.

Auxilio financiero

Con esta ordenanza el Departamento Ejecutivo queda a cubierto de la eventual demora en conseguir dinero fresco a través del crédito solicitado al Banco Nación por una cifra de 20 millones de pesos.

Al mismo tiempo, garantiza la posibilidad de abrir vías de circulación de estos documentos que no se convertirán en una cuasi moneda, como ocurriera con los Cecom emitidos durante el primer gobierno del ex intendente radical Hugo Madonna.

Esta nueva versión de bonos se convertirá en un auxilio financiero de vital importancia para la administración municipal, ya que le permitiría comenzar a negociar con los acreedores que certificaron sus reclamos ante la comisión verificadora creada al efecto.

El gobierno que encabeza Martín Llaryora diseñó una estrategia para negociar la deuda estimada en más de 100 millones de pesos, por la cual obligó a los acreedores a presentarse en el municipio portando documentación que justificase sus pretensiones de cobro.

Tras haber concluido el período de verificación, se iniciará una etapa de negociación individual con cada demandante, quien podrá o no aceptar la propuesta de pago mediante estos certificados.

Como los Docof

Los “bonos” sanfrancisqueños se asemejarán a los Docof emitidos por el gobierno provincial y serán puestos en circulacón por valores nominales de 50, 100, 500 y 1.000 pesos.

Serán nominativos, expedidos a la orden del acreedor al que se hubiere resuelto pagarle mediante esta forma y, según el gobierno municipal, tendrán la posibilidad de circular, ya que servirán para abonar deudas tributarias cuyo vencimiento haya operado antes del 31 de julio de este año. También se podrán destinar a la cancelación de hasta el 15 por ciento de cualquier impuesto o contribución que venciera con posterioridad a esa fecha.

En el texto del proyecto de ordenanza que se tratará mañana en el Concejo Deliberante, se contempla que la aceptación de parte de los acreedores verificados implicará la renuncia irrevocable a cualquier reclamo judicial o administrativo posterior por el cobro de los intereses u otros conceptos devengados al momento de hacerse efectiva la entrega de los certificados.

A raíz de la demora en lograr una respuesta positiva de parte del Estado nacional a través del Banco Nación, el gobierno municipal se ve en la obligación de regular la operatividad de esta herramienta de pago.

Es que arrecia el malestar en muchos acreedores que ven que pasa el tiempo y no se les presenta una solución a la deuda generada en los últimos años por los incumplimientos de la gestión encabezada por el ex intendente Hugo Madonna.

Por otra parte, el gobierno municipal se beneficia al cancelar la deuda sin desembolsar dinero en efectivo, y a la vez que compensará con las acreencias los tributos impagos.

Comentá la nota