Francia: tras la descompensación, Sarkozy fue dado de alta

El presidente francés Nicolas Sarkozy salió caminando y sonriente del hospital militar de París tras ser sometido a exámenes que determinaron que no padece problemas cardíacos y que sólo le hará falta "un relativo reposo de algunos días", tras el malestar que sufrió el domingo.
Sarkozy abandonó a pie del hospital Val de Grace tomado de la mano con su esposa Carla Bruni, y tras despedirse de los médicos subió a su automóvil.

El presidente se dirigió a la residencia oficial de la Lanterne, en el parque del castillo de Versalles, en las afueras de París, donde ayer sufrió una indisposición mientras practicaba deportes, indicó la cadena BFM-TV.

Según el comunicado oficial, el malestar no tenía causas cardíacas ni tendrá consecuencias.

"El diagnóstico es de un malestar lipotímico por un esfuerzo sostenido con un gran calor y sin pérdida del conocimiento, en un contexto de fatiga vinculado a una carga de trabajo importante", señala el comunicado. Los médicos recomendaron a Sarkozy, de 54 años, algunos días de reposo.

"No se le prescribió ningún tratamiento médico. Se le aconsejó algunos días de reposo relativo. En esas condiciones, el desplazamiento previsto para mañana al monte Saint Michel (oeste), fue aplazado", añade el texto oficial. Por el contrario, Sarkozy presidirá el tradicional consejo de ministros de los miércoles.

El ritmo de trabajo del mandatario fue reducido y por ello varias personalidades políticas que debían ser nombradas antes del miércoles como secretarios de Estado tendrán que esperar tal vez hasta fines de agosto.

Mientras se encontraba en el Hospital de Val de Grace, el presidente se mantuvo informado acerca de la actualidad.

Sarkozy comenzó ya a seguir los consejos de "reposo relativo" que le dieron los médicos y por ello la ministra de Economía Christine Lagarde lo reemplazó en la firma de un acuerdo sobre préstamos a las empresas.

A fines de la semana debe viajar a Cabo Negre (sudeste de Francia) para pasar tres semanas de vacaciones en la residencia familiar de su esposa.

Los medios de comunicación franceses destacaron el lunes "la transparencia" del Palacio del Elíseo, que difundió rápidamente el domingo un comunicado sobre el malestar del mandatario en un lugar público, aun cuando ese boletín, ante la ausencia de exámenes médicos, era bastante lacónico.

Los medios también se refirieron a la "hiperactividad" de Sarkozy y algunos se interrogaban acerca de las implicaciones políticas e institucionales que podría tener este incidente.

Comentá la nota