Francia se ríe de Sarkozy por su obsesión de ser el centro de la escena

En Internet, varias fotos trucadas lo muestran en horas históricas, con un gran protagonismo.
Esa obsesión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de figurar, de ocupar el centro de la escena siempre que sea posible, ha llevado a los franceses a hacerse un festín con los dichos y hechos de su mandatario. Las últimas burlas tienen que ver con la afirmación del jefe de Estado de que él en persona ayudó a echar abajo el Muro de Berlín hace 20 años. Y, para confirmarlo, plantó en su página de la red social Facebook, una foto en la que se lo ve, enérgico, pico en mano, dándole golpes a la muralla. La fotografía aparecía con un epígrafe que afirmaba que había viajado a Berlín el 9 de noviembre de 1989, justo el día de la caída del muro, "para tomar parte en el acontecimiento que estaba teniendo lugar". Ahí nomás empezaron las sátiras porque resulta que la fotografía "histórica" fue tomada cuando el muro, símbolo de la Guerra Fría, ya había caído.

Esa necesidad compulsiva de estar bajo las luces mereció una parodia en una serie de fotografías burlescas que muestran a Sarkozy capitaneando al equipo francés en su victoria en la final del Mundial de Fútbol de 1998 y en la toma de la Bastilla en 1789. Junto a John Kennedy, el día de su asesinato en Texas; en Yalta, sentado al lado de Churchill, y otra andando por la Luna.

En una imagen aparece como uno de los miembros de los Beatles. Además, ha descubierto América, inventado la penicilina y ganado una medalla olímpica. Facebook se pobló de estas fotos, provocando la risotada de los franceses.

Pero no todas las reacciones a la fotografía del Muro de Berlín han sido tomadas con humor. Visitantes de la página de Facebook han acusado al Elíseo de practicar la censura y se han quejado de que se han borrado de Internet los comentarios negativos sobre el presidente. Un portavoz de la Presidencia ha dicho que sólo se han eliminado los mensajes "insultantes y vulgares", según informó el diario español El Mundo, bajo el título "¿Sarkozy, el quinto Beatle?". Aparentemente, la prensa francesa tiene prohibido informar sobre estas cuestiones incómodas sobre el presidente.

Con sus zapatos con plataforma, Sarkozy es un personaje que despierta crispación entre la izquierda. Sarko se ha acostumbrado a que se burlen de él, pero también ha dado muestras claras de que le disgusta profundamente. Más de una vez ha amenazado con iniciar querellas. Y finalmente, claro, su matrimonio con Carla Bruni es un festín para los caricaturistas. Una dosis considerable de burlas gira en torno a la diferencia de altura entre la ex modelo y su marido.

Comentá la nota