Francia pagó u$s300.000 para liberar a una mujer en Irán

Así lo admitieron París y Teherán. La cancillería gala insistió en la inocencia de la ciudadana franco-iraní, que deberá aguardar en la embajada de su país a que se sustancie el juicio en su contra.
Francia pagó 300.000 dólares por la liberación de la ciudadana franco-iraní acusada de participar en las manifestaciones de la oposición local luego de las elecciones presidenciales iraníes del 12 de junio, informaron desde Teherán y París.

"Clotilde Reiss fue liberada con el depósito de 300 millones de tomans (unos 300.000 dólares) y la investigación sobre ella ha llegado a su conclusión", sostuvo el fiscal de la capital iraní, Saeed Mortazavi, citado por la agencia de noticias iraní Fars. El Elíseo –sede del gobierno francés- había anunciado anoche la liberación de Reiss de la prisión de Evin, en Teherán, tras el pago de una fianza, y este lunes, el canciller galo, Bernard Kouchner, confirmó la cifra dada por el funcionario de la república islámica.

"En los sistemas anglosajones y en el modelo iraní, para obtener la liberación es necesario pagar una fianza de alrededor de 200 mil euros, que teóricamente nos será reembolsada", aseguró Kouchner. "Eso no significa que Clotilde sea culpable. Al contrario, esperamos que nos reembolsen (esa suma) pues es inocente y será reconocido", agregó el ministro.

Reiss se encuentra en la embajada francesa de la capital iraní a la espera de la lectura de su sentencia, señaló la agencia de noticas Europa Press. "No tengo ninguna preocupación a priori por su estado de salud y creo que ha sido respetada allí donde ha estado", dijo por su parte el padre de la empleada franco-iraní, quien pudo hablar con su hija el pasado domingo tras seis semanas de detención.

El 12 junio fue reelecto el conservador Mahmud Ahamdinejad, pero la oposición reformista ganó las calles en protesta por un supuesto fraude y tanto Reisse como dos iraníes empleados de la embajada francesa fueron encarcelados acusados de espionaje.

Una semana después de los comicios, el Consejo de los Guardianes, máxima autoridad electoral, reconoció la "manipulación de 3 millones de votos", pero sostuvo que no había fundamento para realizarlos nuevamente. Por las protestas, en las que murieron 26 personas -según cifras oficiales-, los periodistas de medios extranjeros recibieron la prohibición de acudir y transmitir las manifestaciones.

Comentá la nota