Francia construirá para Brasil cinco submarinos, uno de ellos atómico

El acuerdo entre Brasil y Francia para fabricar 4 submarinos convencionales y uno atómico, acaba de salir del papel. El holding BNP Paribas concedió finalmente un crédito de 4.300 millones de euros (60% del proyecto) para financiar el emprendimiento. El gobierno de Lula da Silva se comprometió a invertir como contrapartida brasileña 1.400 millones de la divisa europea.

Los créditos para ese programa, que implica cesión de tecnología por parte de la compañía fabricante francesa, finalizará en 2031. Es decir, demandará 22 años la amortización del préstamo, que cuenta además con plazos de carencia.

El paquete acordado entre el presidente Lula da Silva y el francés Nicolás Sarkozy prevé la construcción de un astillero y de una base naval ultra especializada en el estado de Río de Janeiro. La contrapartida financiera brasileña provendrá del Tesoro Nacional.

El socio local para el astillero como de la base de la Marina es uno de los grandes conglomerados brasileños: el de Emilio Odebrecht. Brasil se compromete a contratar la adquisición de 4 submarinos convencionales, clase Scorpene, que serán construidos en Brasil llave en mano. Pero incluye otro proyecto muy interesante: el desarrollo del casco del submarino atómico cuya planta nuclear ya está prácticamente diseñada por la Marina brasileña.

El grupo BNP Paribas tendrá una buena ganancia en esta operación ya que cobrará una tasa de interés anual de 5,50 por ciento, bien arriba de los intereses que deben pagar los europeos.

Hay un período de gracia para Brasil de medio año después de la entrega del primer submarino convencional, que empezará a regir en 2016.

El submarino atómico tiene una característica: puede permanecer sumergido por largos períodos sin necesidad de apoyo logístico.

Por su funcionamiento silencioso, son de difícil detección y resultan "inmunes" al rastreo satelital. Poseen un elevado poder de combate a un costo operativo muy inferior a los convencionales (que funcionan a diésel).

Comentá la nota