Air France renueva piezas cuestionadas de su flota de Airbus

La empresa dispuso el cambio de las sondas de control de velocidad de los modelos 330 y 340
PARIS.- Los Airbus 330 y 340 de Air France comenzaron a volar a partir de ayer con dos nuevas sondas de control de velocidad para evitar que se repitan los desperfectos que al parecer originaron la catástrofe del vuelo AF447, que desapareció el 1º del actual en medio del Atlántico con 228 personas a bordo.

SNPL, sindicato mayoritario de los pilotos de la compañía, confirmó que Air France había presentado un calendario para reemplazar en forma progresiva las piezas sospechosas. "Los cambios se harán a partir de hoy (por ayer), aun cuando se produzcan retrasos", anunció la empresa aérea francesa en una reunión con los representantes de los pilotos.

Los cambios atañen, por el momento, a dos de las tres sondas pitot que lleva cada avión en la parte inferior de la trompa del aparato. Ese tubo circular registra la presión estática y la presión dinámica para determinar la velocidad del avión.

En total, en el mundo hay más de 300 aparatos similares al Airbus 330 desaparecido y otras aerolíneas también comenzaron a cambiar sus respectivos sensores de velocidad.

Con la iniciativa adoptada ayer, la compañía desactivó parcialmente la rebelión que había estallado entre los comandantes. Anteayer, el sindicato Alter -que representa sólo al 5% de los pilotos- había propuesto ir a la huelga si Air France no respondía a esa exigencia de seguridad. Ayer también el sindicato mayoritario SNPL invitó al personal navegante técnico a no embarcar en los Airbus 330 y 340 que no tuviesen al menos dos de las sondas pitot modificadas.

Esas sondas aparecen, prima facie , como el detonante de la cadena de desperfectos que precipitó la catástrofe. En respuesta a esa presunción, Air France divulgó un comunicado en el que admitía que, desde mayo de 2008, había registrado "incidentes de pérdidas de informaciones anemométricas en vuelos crucero de A340 y A330". Esos percances ocurrieron en un contexto de "zonas de escarcha" o de "turbulencias", similares a las condiciones que prevalecían en el momento del accidente del vuelo AF447, y dieron lugar a seis reportes de seguridad ASR (Air Safety Report), según la nota de la empresa.

La nota interna de Air France de 2008, dirigida a los pilotos y catalogada como "info OSV" (por Oficial de Seguridad de Vuelos), señala las "pérdidas de indicaciones anemométricas", así como de varias alertas que le suceden ("numerosos mensajes ECAM" y "alarmas de configuración").

"Efecto didáctico"

Consciente de los riesgos que representaba seguir volando en esas condiciones, Air France había resuelto reemplazar los pitots en esos aparatos. La decisión fue anunciada el 27 de abril, es decir, un mes antes del accidente. Pero hasta el momento de la catástrofe no se había puesto en marcha el programa. La operación debía comenzar, al parecer, entre fines de junio y principios de julio. La actual presión de los pilotos, debido al "efecto didáctico" que tuvo la tragedia del AF447, obligó a la compañía a poner en práctica ese plan de manera inmediata.

Un tercer sindicato, el SPAF, señaló sin embargo que -a pesar de lo que afirma Air France- resultará "imposible" efectuar "en un término tan breve" las intervenciones técnicas previstas en los 34 aparatos de la flota (19 A340 y 15 A330): "La mitad de los aviones está en el aire o en el extranjero", comentó Michel Le-Bras, miembro de SPAF. La totalidad de la operación, según Air France, demorará "algunos días".

Además de Air France, la empresa estadounidense US Airways también comenzó a reemplazar los pitot en su flota de nueve Airbus 330. Un anuncio similar fue realizado por la empresa helvética Swiss. La compañía brasileña TAM, por su parte, ya efectuó las reparaciones pertinentes.

En septiembre de 2007, Airbus había recomendado cambiar esos sensores. Pero esa decisión fue dejada a criterio de las empresas aéreas. La recomendación no tenía el carácter obligatorio que le hubiera dado una directiva de navegabilidad de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA).

Nueve días después del accidente, las patrullas navales y militares de Francia y Brasil ya recuperaron 41 cadáveres, así como "centenares de objetos" y "decenas de componentes estructurales del avión".

Hallazgo clave

Una de las piezas clave, localizada anteayer, es el estabilizador vertical de cola del Airbus. Ese hallazgo puede ser de vital importancia para encontrar las cajas negras, que están situadas en el fuselaje, cerca de la cola del avión. Un video en el sitio de Internet de la fuerza aérea de Brasil muestra ese segmento de fuselaje, que evita que el avión se balancee para los costados. Tras el accidente, ha quedado casi intacto: conservó su forma triangular, los colores blanco, azul y rojo de Air France y no muestra signos de haberse quemado.

Luego de analizar esas imágenes, "se podría decir que hubo una fractura lateral", opinó William Waldock, especialista en accidentes aeronáuticos en la Universidad de Arizona. "Esto reforzaría la idea de que el avión se partió en el aire. Si hubiese golpeado el agua intacto, se habría deshecho en pequeños pedazos", agregó.

Peter Goelz, ex director de la Oficina de Seguridad de Transporte estadounidense, estimó que podría existir una relación entre el problema en los sensores de pitot y el hecho de que el estabilizador vertical se haya desprendido del avión.

Comentá la nota