La fractura en la Legislatura se podría trasladar al Concejo

La puesta en marcha del proyecto político que lideran los peronistas disidentes en Chubut presenta numerosos escenarios de confrontación interna como la que ya se vivió en la Legislatura provincial y que podría darse a corto plazo en el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia. Es que allí confluyen referentes de Néstor Di Pierro, Javier Touriñan y hasta de la UOCRA oficial liderada por Ricardo Cheuquepal.
El Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia es un fiel reflejo de lo que sucede en el peronismo chubutense. Hay "neodasnevistas" como Luis Zaffaroni que se esfuerzan por defender el proyecto provincial y otros que permanecen al margen de las discusiones, después de haber sido los más fervientes abanderados del gobierno provincial desde 2003.

Actualmente, los concejales responden a diferentes agrupaciones internas del peronismo y por eso no es descabellado presuponer un escenario como el que se vivió el último jueves en la Legislatura provincial, donde por escasos votos el oficialismo impidió que avanzara el proyecto que motorizaba Javier Touriñan para destinar fondos extraordinarios a la reparación del acueducto.

LOS SECTORES

Si la interna entre "dasnevistas" y seguidores del nuevo grupo peronista que lideran Norberto Yauhar, Carlos Eliceche, Néstor Di Pierro y Javier Touriñan, se trasladara al Legislativo comodorense, los votos podrían ser tan peleados como ocurrió la semana pasada en Rawson.

Es que Gustavo Reyes y Viviana Navarro responden a Touriñan y Di Pierro mientras Laura Chiguay hace todo lo que decida la UOCRA liderada por su esposo, Ricardo "Chiquito" Cheuquepal, que hoy es uno de los enemigos públicos del gobernador Mario Das Neves.

El resto también responde a sectores bien definidos como Juan Maldonado, referente de la CGT que aún no ha tomado posición, y los cercanos al Centro Empleados de Comercio de José González, como Cristina Ziebart y Carlos Rodrigues, que se encolumnan dentro del "dasnevismo". A estos últimos hay que sumar a Zaffaroni, quien llegó de la mano de Marcelo Guinle.

La concejal restante es Adriana Casanova, quien fue propuesta por el sector que lidera Alberto Parada y está entre los ediles que a nivel provincial no tienen una posición tan marcada como los antes mencionados.

No quedan dudas de que a medida que avancen los debates, los planteos por la inseguridad o la problemática en salud que hasta el momento se hacían desde el bloque radical casi con exclusividad, ahora tendrían eco en el sector rebelde que conformarán Navarro, Reyes y Chiguay.

Lo curioso es que, de la misma forma que sucede en la Legislatura provincial, en el Concejo de Comodoro Rivadavia también existe una fuerte división en el Provech, ya que Ana María Bonaguro está más cerca del oficialismo municipal y por ende del proyecto "dasnevista", mientras que Ercira Paredes se ha mostrado crítica en varios temas y podría acercarse al grupo de los peronistas disidentes.

Comentá la nota