Fracasó la sesión donde se iba a tratar la reforma legislativa

Solo 19 diputados bajaron al recinto en la presente jornada, pero 14 de elos estaban dispuestos a levantar su mano para aprobar el proyecto del Ejecutivo que contempla la reducción del personal de planta permanente a 22 empleados, el aumento al doble de las dietas que perciben los legisladores, con la condición de que los diputados se hicieran cargo del funcionamiento de la Cámara.
Los empleados cubrieron las gradas pidiendo que no se tratara el proyecto y fueron acompañados gremialistas de la Federación de Empleados Legislativos. El secretario adjunto de la FEL, Alejandro Gatica, señaló que el proyecto es "un claro avance de un poder sobre otro" y que este sería "un mal antecedente" para que otros gobiernos provinciales intenten avanzar sobre otro poder del Estado.

Jorge Gil, por su parte, relató que en la reunión que mantuvieron con el presidente de la Cámara, el reelecto Julio Vallejo, éste se comprometió a no tratar el proyecto como había sido girado del Ejecutivo. "Estamos dispuestos a dialogar y a lograr un consenso", apuntó el gremialista puntano.

Contó también que una actitud similar habían recibido del presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Cobo, quien había prometido no emitir despacho, pero momentos después se presentó con el despacho que no fue recibido porque le faltaban firmas.

Finalmente, a las 10,43, luego de que se escuchara insistentemente el timbre llamando a sesión, ésta debió ser levantada por falta de quórum. Los trabajadores saludaron con vítores y aplausos el suceso. La del miércoles que viene será la última reunión del año y es posible que parte del oficialismo insista con el tema.

“No vamos a consentir este nuevo atropello institucional”

“Resolvimos no aportar al quórum porque no podemos consentir el avasallamiento del Ejecutivo sobre el Legislativo, puesto que este proyecto es una grosera intromisión de las facultades que son propias de los legisladores, como es resolver en torno de su presupuesto y la estructura de su personal”, dijo más tarde el diputado Eduardo Gargiulo (Frente Juntos por San Luis - Pedernera) .

“Tampoco vamos a ser los verdugos de la estabilidad laboral de los empleados, a los que se pretende obligar a inscribir en la AFIP para que facturen como monotributistas. Ni mucho menos podemos consentir este vergonzoso proyecto que apoyan un grupo de diputados a los que sólo les interesa ganar el doble de las dietas”.

“Además –acotó- el oficialismo tiene mayoría y quórum propios para aprobar este verdadero atropello… entonces que se haga cargo el Interbloque de esta bochornosa iniciativa que envió el propio gobernador”.

Gargiulo recordó que “desde un primer momento manifestamos nuestra oposición. El primer día, cuando ingresó este proyecto, mocionamos el pase a archivo. Luego nos negamos a firmar el despacho de las comisiones. Y el pasado miércoles efectuamos una presentación en el Superior Tribunal de Justicia, pidiendo que declare la inconstitucionalidad del acto y del proyecto del gobierno, que vulnera lo establecido en la propia Constitución Provincial, en su art. 121”.

En relación a los excesos de personal que habría en la Cámara, señaló que "en lo que respecta a nuestro bloque no es tal. No tenemos ningún inconveniente en trasparentar todas las designaciones y discutir, si hay que discutir, el tema del personal. Pero dentro del marco legal, no a partir de un proyecto de este gobernador que pretende darnos cátedra de austeridad, luego de haber gastado casi 40 millones de gastos reservados el año pasado, lo cual es mucho más que los 26 millones de presupuesto total que tiene la cámara”.

En el mismo sentido, indicó que “si comparamos nuestro presupuesto con el que tienen asignadas las legislaturas de todas las provincias, podrá observarse que la Cámara de Diputados de San Luis es la más económica de todas. Y por si faltaran argumentos en contra de la supuesta intención de disminuir gastos superfluos, en el presupuesto provincial esta cámara representa apenas el 1,07% para el 2009. ¿No resulta más apropiado que el propio gobernador empiece a efectuar recortes en sus propios gastos, limitando el manejo discrecional de los recursos públicos?”, concluyó.

Comentá la nota