Fracasó el fin de semana turístico en el interior

La ocupación hotelera alcanzó un promedio de 40 % en Belén, Andalgalá, Santa María y Tinogasta. La excepción fue Fiambalá. Además, la mayoría de los turistas estuvo "de paso" y por sólo un día ya que no pernoctó en los hospedajes.
La afluencia turística del último fin de semana en el Oeste de la provincia estuvo lejos de las previsiones que había realizado la secretaria de Turismo, Catalina Krapp. La ocupación hotelera en el interior no llegó al ciento por ciento por ciento como había estimado la funcionaria en una conferencia de prensa. Empresarios del sector privado calcularon que los hospedajes en general tuvieron una ocupación promedio del 30 al 40%. La excepción fue Fiambalá, que colmó todas las plazas hoteleras disponibles. Además, el visitante no eligió Catamarca para pasar el fin de semana sino que estuvo de paso y por algunas horas.

El titular de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares y Afines, Roberto Brunello, ratificó la caída de la demanda turística y estimó que esta en cuanto a alojamiento fue de un 40 por ciento en comparación con el año pasado. Según comentó, la ocupación hotelera en la Capital estuvo entre el 25 y 30% y calificó a esta temporada de Semana Santa como "la peor en los últimos años". El rubro gastronómico registró una baja del 70%, según datos provisorios de la asociación.

Los empresarios tuvieron una reunión ayer al mediodía en la que analizaron la caída del fin de semana. Hoy, a las 11, brindarán una conferencia de prensa en el Hotel Amerian en la que plantearán los problemas que presenta la política turística de la provincia y las dificultades económicas por las que atraviesa el sector. Según trascendió, la asociación trazará un panorama con las deficiencias y pedirá que el gobernador Eduardo Brizuela del Moral decida si Catalina Krapp puede continuar al frente de la gestión. Como ya se informó, la Cámara de Turismo de la provincia ya pidió la dimisión de la funcionaria.

La directora de Turismo de la comuna de Andalgalá, Patricia Gordillo, confirmó que no hubo una afluencia importante de turistas aunque el municipio todavía no había elaborado la estadística oficial. Sin embargo, según información que brindaron hoteles de la perla del oeste, la ocupación apenas llegó al 30 por ciento.

El director de Turismo de Belén, Pablo Aibar, estimó en un 40% la ocupación hotelera. "Hubo hoteles que estuvieron al ciento por ciento, pero por sólo un día del último fin de semana largo", dijo, por lo que concluyó que el turista que pasó por Belén estuvo de paso y no pasó la noche. La comuna de Belén cuenta con 450 plazas hoteleras y la ocupación real fue de un 40%. Aibar estimó que la amenaza por la presencia del dengue influyó en la caída de reservas porque, comentó, que dos semanas atrás recibían 4 ó 5 consultas diarias de personas interesadas en visitar Belén.

El responsable de Turismo de Santa María, Gustavo Moya, evaluó como "dispar" la presencia en los valles calchaquíes. Según comentó, diarios de la provincia de Tucumán reflejaron que en la zona no había presencia del mosquito aedes aegypti que transmite el dengue por lo que hubo mayor presencia de turistas de Tucumán. "Hubo afluencia turística en Santa María, pero quizá no fue la que esperábamos", respondió al ser consultado por EL ANCASTI. Y comentó que un alto porcentaje de las visitas fue de turistas que fueron a pasar el día y no a pernoctar en hoteles como ocurrió en otras temporadas. "Algunos hoteles trabajaron en un 50, 60 u 80%. La diferencia fue que el año pasado los turistas se quedaban a pasar varios días del fin de semana", indicó Moya.

Por el paro de los empleados municipales, la comuna no había finalizado el relevamiento estadístico.

Tinogasta también registró una baja con respecto a la presencia de visitantes, aunque la suerte fue diferente para la localidad de Fiambalá que tiene un producto propio para ofrecer como los baños termales. Aunque el departamento no ha tenido casos autóctonos de dengue, la epidemia habría sido la causa por la que se registró una baja de casi en un 40 por ciento en la cantidad de turistas que eligieron al departamento para pasar el fin de semana santo. Desde la oficina de información turística, ubicada en la plaza principal Carlos Macías, informaron que fue menor la cantidad de consultas realizadas. "Tenemos un registro de 375 personas, unas 120 personas menos que el año pasado, la mayoría proveniente de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y extranjeros", una cifra para demostrar la disminución de la afluencia turística.

Hoteles de Tinogasta también registraron cancelaciones de algunas reservas que se habían realizado por adelantado. "La gente tenía miedo al dengue; hubo provincias que le hicieron muy mala propaganda a Catamarca y directamente les decían que no vengan. De todas maneras estuvimos con ocupación total, si no hubiera habido cancelaciones creo que el turismo nos hubiera desbordado", dijo el propietario del hotel de Turismo, Luis Castaño.

Ante el crítico panorama, el presidente de la Cámara de Turismo, Jorge Carabús, anticipó que el sector espera el análisis particular que realizará cada uno de los sectores que integran la Cámara de Turismo y si hay coincidencia generalizada pedirán al Gobernador que impulse "vientos de cambio porque la gestión de Krapp ya está agotada", dijo y aclaró que la Cámara no tiene ninguna intencionalidad de oposición política.

Comentá la nota