Fracasó el diálogo y sigue el bloqueo camionero a Esso

El sindicato acusa a la empresa de tercerizar los servicios; peligra el abastecimiento de naftas
El bloqueo camionero que desde anteanoche impedía la carga y transporte de combustible de la empresa Esso desde distintos puertos del país continuará hoy luego de que fracasaron las reuniones entre las partes para alcanzar un entendimiento en el conflicto sindical.

La disputa había entrado en un compás de espera cuando por la tarde de ayer se inició un encuentro clave para destrabar el problema.

La reunión se realizó entre el secretario general de la Federación de Choferes de Camiones, Hugo Moyano, y su hijo, el secretario adjunto del sindicato Capital, Pablo Moyano, con las autoridades de la empresa petrolera. Pero al término de la reunión, Pablo Moyano dijo a LA NACION que no se llegó a ningún acuerdo, por lo que los bloqueos en los accesos a las cuatro plantas de la petrolera no se levantarán.

El secretario de los camioneros anticipó que hoy, a las 14, habrá otra reunión en el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires. Si no hay entendimiento allí, anticipó Moyano, convocarán a un paro de actividades del sector. "Si después de la reunión no están los resultados esperados, se convoca a un paro general y no habrá combustibles", dijo Pablo Moyano a LA NACION.

No se descarta que los camioneros que trabajan para otras compañías se sumen al paro "en solidaridad" con los contratados por Esso. Admitió que, en ese caso, sí podría haber escasez de combustible.

Los gremialistas acusan a la empresa de tercerizar el traslado de combustible por transportistas que no están afiliados al sindicato. Sin embargo, desde la compañía aseguraron que el transporte tercerizado es el 50% del total del traslado del combustible de la compañía, aunque admitieron que esta modalidad creció un 10% en los últimos meses.

La paralización en la descarga del combustible se produjo en los puertos que Esso tiene en Campana y en Bahía Blanca; en San Lorenzo, Santa Fe, y en Santa Cruz.

Hasta antes de iniciarse la reunión, el vocero de la compañía, Tomás Hess, no descartó que, de prolongarse la medida gremial , podría "haber un desabastecimiento" de combustible en el país.

Otras destilerías

Fuentes sindicales dijeron a LA NACION que "no hay problemas con otras destilerías, como Petrobras e YPF", sino que el enfrentamiento se remite exclusivamente a Esso.

Durante la jornada, los sindicalistas desecharon en todo momento que se hubiese levantado la protesta a raíz del inicio de las conversaciones. "No se levantó nada; si no hay acuerdo, sigue el bloqueo y vamos a un paro general", redoblaron la apuesta.

En Santa Fe, permanece bloqueado el ingreso y egreso de camiones cisterna en la planta que Esso posee en San Lorenzo, 20 km al norte de Rosario. Según los estacioneros consultados, la situación más grave afecta al Gran Rosario, que prácticamente no tiene combustible en ninguna estación de servicio.

Esa merma en la distribución podría comenzar a impactar en el normal aprovisionamiento de combustible durante el resto de la semana.

"Los delegados no dejan entrar ni salir camiones. Pero no hay situaciones de violencia", comentó un delegado gremial que pidió reserva de identidad.

Sin embargo, por lo que supo LA NACION, en el puerto de Bahía Blanca ya no había medidas de fuerza. En tanto, en el puerto santacruceño de Caleta Paula se instalaron cuatro camiones en la planta de combustible, y esperaban allí, sin afectar las actividades del resto de las empresas petroleras que se establecen en el lugar.

Comentá la nota